Un hombre fue brutalmente atacado por un enorme oso, luego de que éste molestara al animal colgándole comida en sus mandíbulas.

> Como se puede apreciar en el material, el animal muerde al sujeto en distintas partes del cuerpo y luego lo arrastra hasta si jaula, en donde continua atacándolo hasta arrancarle un pedazo de cachete, dejándolo inconsciente y bañado en un charco de sangre.

Pese a que los demás visitantes trataron de ahuyentar al oso con palos y cubetas de agua, sus esfuerzos fueron en vano, ya que al sentirse amenazado, el animal tomo con sus filosos dientes al hombre y se retiró del lugar.

Los hechos ocurrieron en Tailandia y por fortuna, personal del Zoológico logró rescatar al hombre pero éste sufrió severas lesiones y perdió mucha sangre, por lo que tuvo que ser llevado de emergencia a un hospital para su atención médica.

Un día antes del ataque, el principal abad del templo de Wat Luang Phor Lamai dijo que algunas de las criaturas estaban “hambrientas” porque no les daban suficiente comida.