Al tapar un disparo con sus barridas, dos jugadores quedaron tendidos en la cancha. Uno más, se estiró y se resbaló.

Algo fuera de lo común ocasionó que el partido se detuviera por unos instantes. La causa: tres jugadores lesionados. Sucedió en el duelo entre el Nyíregyháza Spartacus y el Gyri ETO de la segunda división del futbol húngaro.

Corría el minuto 84. Gyri Eto ganaba por la mínima diferencia.

Apertura por la banda derecha, diagonal retrasada y disparo que fue tapado por dos jugadores que se barrieron, uno más estiró la pierna, pero se resbaló. La jugada siguió su curso hasta que el árbitro se dio cuenta y detuvo el partido.

Los tres jugadores estaban en el césped y las asistencias médicas entraron para auxiliarlos.

Como ya no había cambios, tuvieron que esperar para que se recuperaran y poder terminar el encuentro.

ald