Vendedores de artículos y souvenirs patrios que llegan cada año de otras entidades a esta ciudad para ofrecer sus productos, señalan que en esta ocasión la venta previa al grito de Independencia ha sido pobre en comparación a otros años.

“En este año fueron muy bajas las ventas, no como las esperábamos. Se sintió el bajón y en el balance en esta ocasión nos quedó un montón de mercancía porque no se vendió como el año pasado”, expresó Bruno Romero, quien vino desde el Estado de México para ofrecer sus productos.

Comentó que con el fin de buscar obtener un poco más de ingresos se verá forzado a rematar los artículos el día 16.

Agregó que lo más vendido en este año han sido corbatines, bigotes, gises, vestidos, banderas, trompetas, moños así como aretes y lo que sobre piensas guardarlo para el próximo año.

“Teníamos la mercancía a un precio accesible pero la tuvimos que bajar entre 5 y 10 pesos más para que pudiera venderse”, finalizó.