Tonatiuh Guerra Martínez, director de Bienestar Social, asegura que están a la espera de recursos del FAIS para atender las necesidades urgentes de planteles de educación básica

Mazatlán.- La entrega de apoyos en infraestructura a planteles de educación básica, que lleva a cabo Bienestar Social del municipio, se basa en tres factores: zona de marginación y nivel delincuencial en el área donde están ubicados, además de que estas sean necesidades reales.

El titular de la dependencia, Tonatiuh Guerra Martínez, aseguró que están a la espera de los recursos federales de programas como el FAIS (Fondo de Aportaciones para Infraestructura Social), que podrían llegar en febrero o marzo del próximo año, y rescatar a escuelas en zonas vulnerables.

Al finalizar el Lunes Cívico, que se llevó a cabo en el jardín de niños “Nueva Creación”, en el fraccionamiento Santa Fe, el funcionario explicó que además de la ceremonia en el plantel, el Gobierno Municipal llegó con un programa de limpieza del asentamiento, y un censo de posibles candidatos a apoyos económicos para discapacitados y estudiantes.

Dijo que el Ayuntamiento no ha invertido en este kínder, sin embargo, trabajarán de la mano con la directora para conocer las necesidades básicas de urgencia.

“Les hace falta una techumbre, una plaza cívica, les hacen falta las aulas; estas aulas son provisionales, no son de material, no tienen aires acondicionados”, detalló.

Guerra Martínez recordó que la semana pasada, el titular de la Educación en el estado, Juan Alfonso Mejía López, visitó cuatro escuelas del municipio que necesitan apoyo urgente.

“Vamos a trabajar con el Estado para hacer convenios (en los) que ellos pongan una parte y nosotros otra parte del recurso que nos permita sacar adelante (los trabajos).

Destacó que la Primaria Constitución de 1917, que requiere ser reconstruida en su totalidad, se necesitan quince millones de pesos tan solo para su demolición.

“El municipio pondría una parte importante para sacar adelante. Ya le dije (al titular de la SEPyC): ‘si tú pones un millón y medio, nosotros ponemos un millón y medio’; pero es urgente, porque esa escuela está cerrada y los niños están tomando clases en la Casa Hogar”.