Con suma urgencia, el Hospital General de Tepic, Dr. Antonio González Guevara, busca el antídoto Reclusmyn para un pequeño de 10 meses de edad, que fue mordido el pasado fin de semana por una araña violinista o reclusa (laxosceles laeta) en el municipio de Acaponeta.

El director del hospital, Daniel Balderas Gurría, señaló que el paciente es Kevin Cataño y por el momento se le mantiene con un tratamiento alternativo, mientras se espera la respuesta de otras unidades a nivel nacional e internacional.
La madre del pequeño, quien permanece afuera del hospital, ha perdido el conocimiento en diversas ocasiones ante el dolor y la impotencia de no obtener el antídoto.

En medio de lágrimas narró que el sábado pasado, en el municipio de Acaponeta, al norte de Nayarit, ella, su esposo y el pequeño Kevin dormían sobre un colchón en el piso y sin energía eléctrica, por ello nunca pudieron ver qué le había pasado a su hijo.

De acuerdo a reportes especializados, la mordida de este insecto se considera altamente peligrosa para los humanos, ya que su veneno es más potente que el de una araña viuda negra, puesto que disuelve tejidos y provoca muerte celular.

La Secretaría de Salud Federal afirmó que el veneno de esta araña contiene poderosas enzimas que destruyen todo lo que tiene proteínas y su efecto es 10 veces más poderoso que la quemadura con ácido sulfúrico.