Fue cerca de las nueve de la mañana cuando las autoridades se trasladaron al número 8500 de la calle San Luis, esquina con Alborada, siendo una casa abandonada del fraccionamiento Alborada de Mazatlán.

 

En la sala del domicilio hallaron tendido el cuerpo de la fémina, que vestía con  pantalón obscuro, blusa azul verde y aparentemente tenis de colores.

La casa no tiene puertas ni ventanas y los vecinos pudieron ver desde la calle el cuerpo tirado al interior.
El informe es que no presenta huellas de violencia y la causa del deceso pudo ser por alguna sobre dosis o   bien algo natural, aunque eso se determinara en base a las pruebas que arroje la necropsia que le practicarán en el Servicio Médico Forense.