Una conductora de la aplicación no puede interponer una denuncia ante autoridades, porque la plataforma no le facilita la identidad de la titular de una cuenta usada por dos personas ebrias

Para Daniela Hernández Reyes una jornada laboral se transformó en una pesadilla.

La joven de 23 años, alumna de la UNAM y quien los fines de semana trabaja como operadora de Uber, iba por su último viaje la madrugada del domingo.

No contaba con que dos personas en estado de ebriedad la atacarían, provocándole una herida de cinco centímetros en la frente y daños a su auto.

La afectada relató a Excélsior que aceptó brindar el servicio a altas horas de la noche porque la usuaria que lo solicitaba, una mujer que sólo se identificaba en la plataforma Uber como Vicky, tenía un registro de calificaciones positivas.

Cuando Daniela llegó al punto de encuentro, en la calle Francisco I. Madero, colonia Providencia, Azcapotzalco, no vio a nadie y comenzó a avanzar, pues era un rumbo solitario.

Sin embargo, un hombre y una mujer de alrededor de 24 años le silbaron para que se detuviera.

Daniela los atendió, pero notó que ninguno de ellos concordaba con el usuario registrado, además notó que estaban alcoholizados.

Tras preguntarles hacia dónde los llevaría, le indicaron la colonia San Antonio Zomeyucan, cercana a El Molinito, en Naucalpan, Estado de México.

Daniela rechazó el servicio argumentando que no le daba tiempo de acudir hasta allá y ofreció conseguirles otra unidad, como marcan los protocolos de Uber.

La preocupación llegó cuando ambos pasajeros comenzaron a tomar cerveza dentro de la unidad. Aunque siguió negando el servicio, en ese momento la mujer le pasó un teléfono para que tomara una llamada: presuntamente era Vicky, quien comenzó a reclamar e insultarla.

Daniela continuó negándose y pidió a la pareja que se bajara del auto. Ante su negativa avanzó, pero el joven abrió la puerta con el auto en movimiento y casi provocó una colisión contra una camioneta. La operadora de Uber les exigió que se bajaran. Y ahí comenzó lo peor.

“En eso la chava me dice: ‘Sí nos vamos a bajar’ y comenzó a agitar la cerveza y a regarla por todo el carro; me la aventaba a mí, al techo, todos los asientos. Me saqué de onda, pongo el freno de mano, me quito el cinturón y cuando iba a voltear el chavo me avienta la lata en la cabeza.

“Él se empieza a bajar y la chava también; me siguen aventando la cerveza, la vaciaron totalmente, las dos latas dentro de mi carro. La chava aún no se termina de bajar cuando a mí me da mucho miedo porque ya me vi la sangre; arranqué y afortunadamente se me cerró la puerta y todavía las latas me las aventaron al parabrisas”, relató.

Daniela llamó al 911 pero no obtuvo respuesta. Se comunicó a Uber, quienes le recomendaron llamar al seguro. El ajustador le indicó levantar una denuncia ante el Ministerio Público, pero de ahí la canalizaron al Juzgado Cívico, donde no pudo realizar la queja porque a la fecha no cuenta con el nombre completo de la usuaria Vicky. Sólo consiguió que el juez tomara nota de los hechos.

Solicitó a Uber que le brindara el nombre completo de la usuaria para poder presentar la queja y buscar justicia, pero en la empresa le negaron la información con el argumento de que violarían la protección de datos personales.

Daniela afirmó que no le había pasado algo similar, pero tampoco se imaginó que Uber la dejaría sola.

El lunes comenzó a denunciar los hechos en su cuenta de Twitter para hacer público el abuso de los usuarios y la falta de apoyo de Uber, pero también para buscar justicia y el resarcimiento de los daños.

Ayer consiguió que la empresa de transporte privado la apoye para realizar las gestiones ante las autoridades ministeriales, pero aún desconfía.

Julio Alba, representante de un grupo de choferes de la aplicación, afirmó que cada fin de semana los operadores se enfrentan con usuarios alcoholizados y que Uber casi siempre hace lo posible por deslindarse cuando ocurre un incidente.

‘Mi mamá no merecía morir así’, en un choque a bordo de un Uber

Ayer Uber México lamentó la situación y aseveró que el usuario involucrado en las agresiones fue bloqueado de manera permanente de la plataforma.

También dijo que se puso en contacto con Daniela para ofrecerle colaborar en las investigaciones pertinentes. Consultada al respecto, no quiso brindar más detalles sobre los usuarios agresores ni si ayudaría a resarcir los daños.

Fuente: Excelsior.com.mx