Una intensa movilización policíaca provocó la tarde de este lunes el reporte del homicidio de un menor de solamente 8 años de edad, cuyo padre, después de privarlo de la vida por motivos que aún se desconocen, se suicidó en un domicilio ubicado en Prolongación Ciprés y Huizache de la colonia Mirasierra.

Los lamentables hechos fueron reportados al Sistema de Emergencia 911, acudiendo de inmediato elementos del Grupo de Reacción Operativa Sureste, así como paramédicos del Cuerpo de Bomberos, confirmaron el deceso del pequeño, de nombre Jonathan Misael Peña Ávila, de 8 años de edad, y de su progenitor, Rodolfo Peña Palomo, de 39 años.

De acuerdo con las primeras versiones, el padre del menor, se encontraba deprimido luego de que se separara de su segunda esposa Ángeles Dávila Muñoz, de 30 años, hace poco más de un mes, según relataron sus familiares.

El padre del presunto filicida y abuelo del menor, señaló en entrevista que la mañana de este lunes, la madre de Rodolfo había hablado con él por teléfono para saber cómo se encontraba, sin embargo, no se percató de ninguna actitud extraña.

Enseguida Rodolfo salió de su casa y fue recoger a Jonathan a la escuela, para después llevarlo a pasear y comer, con motivo del Día del Niño.

Indicó que, sin embargo, horas más tarde la abuela de Jonathan volvió a llamar por teléfono en repetidas ocasiones, sin recibir contestación por parte de Rodolfo, por lo que decidió acudir a la vivienda a donde arribó cerca de las seis de la tarde, y a la cual pudo  ingresar debido a que las llaves se encontraban pegadas en la puerta.

Posteriormente, al ingresar a una de las recámaras, se encontró con la macabra escena, hallando al menor ensangrentado sobre la cama, y al padre de éste en el piso igualmente sin vida, por lo que de inmediato solicitó apoyo a los vecinos, quienes reportaron los hechos a la línea de auxilio 911.

Tras confirmarse ambos decesos, se solicitó la presencia de elementos de la Fiscalía General del Estado, que llevaron a cabo las primeras indagatorias en el lugar de los hechos, donde fue instalado un fuerte dispositivo de seguridad, siendo el agente del Ministerio Público del Cuarto Grupo de Investigación de Homicidios quien ordenó el traslado de los cuerpos a instalaciones del SEMEFO  para la necropsia de ley.