Se requieren estudios de compatibilidad para poder hacer esas operaciones

En México, el tráfico de órganos no puede ser posible ante las exigencias de infraestructura, insumos y personal capacitado que necesita una intervención de trasplantes, dijo Eduardo Mancilla, responsable del programa de transplante renal del Instituto Nacional de Cardiología.

Mancilla declaró que existen mitos urbanos sobre el robo de órganos que no son posibles porque los trasplantes son de los procedimientos médicos más complejos.

“Si ustedes vieran toda la infraestructura que se necesita para hacer una cirugía de este tipo. Hay que hacer muchas pruebas antes de hacer un trasplante”.

Explicó que se requieren estudios de compatibilidad entre donantes y trasplantados, se deben conocer los grupos sanguíneos y de histocompatibilidad.

“Te puedo decir que no es factible el tráfico de órganos. Les puedo decir que para mí sería imposible quitar un riñón a una persona en un hotel”.

El cirujano agregó que en el país, tan sólo para hacer el procedimiento de trasplante de riñón hay 50 especialistas en la materia, por lo que enfatizó que no cualquier médico está capacitado para hacerlo.

“Somos pocos los médicos que hacemos trasplantes en este país. Tampoco es que cualquier doctor puede tomar los órganos y cualquier doctor los puede trasplantar”.

El médico enfatizó que el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) lleva un puntual seguimiento de los órganos, por lo que no considera que haya una oportunidad para el robo de los tejidos.

“Todo paciente que nosotros trasplantemos de un donante fallecido, por ley, debe ser un paciente que está inscrito en la lista de espera del Cenatra. Si no está inscrito es un delito”.