En plenos festejos patrios, los capitalinos vivieron la noche del Grito de Independencia y probablemente alguno haya tenido excesos con el alcohol

En plenos festejos patrios, los capitalinos vivieron la noche del Grito de Independencia y probablemente alguno haya tenido excesos con el alcohol;  hoy deba afrontar la cruda o resaca con el malestar, las náuseas y  el dolor de cabeza.

El urgenciólogo de Terapia Intensiva del Hospital Juárez de la Secretaría de Salud, José Obeth Montoya Rojo, explicó que los síntomas principales del día siguiente de la famosa resaca son causados por la deshidratación.

El alcohol aumenta la necesidad de orinar, pero no sólo se pierde agua, sino que hay pérdida de electrolitos, así como proteínas y carbohidratos que se van en la orina”, explicó.

La alimentación previa a ingerir alcohol provoca que el hígado absorba mejor la bebida. Un dato que es fundamental es que la persona debe ingerir agua entre copa y copa, para prevenir la deshidratación provocada por el alcohol.

Pero si no se tomaron estas precauciones, Montoya Rojo aseguró que la hidratación con agua es insuficiente, por lo que deben consumirse bebidas con electrolitos y comer raciones pequeñas de alimentos, porque el estómago tiene acidez y eso ocasiona intolerancia a  la comida, náusea o vómito, de modo que es mejor olvidarse del tradicional recalentado.

Sin embargo, Montoya aclaró que la resaca será leve o severa dependiendo de la cantidad y la frecuencia con la que la persona consume alcohol, por lo que la manera para curar la cruda varía de persona a persona y abundó: “siempre surgen mitos. Si bien no todo es falso, cada persona se repone con diferentes alimentos. Lo que sí es indispensable es hidratarse”.

Por su parte, Bárbara Ramírez, nutrióloga de Medicina a Distancia de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, advirtió que las bebidas claras como el vodka, whisky y vino blanco causan menos deshidratación que las oscuras como el vino tinto, el ron y el brandy.

Dijo que después de beber alcohol, un vaso de leche podría ayudar –por la proteína–, pero es necesario evitar carbohidratos, porque los azúcares aumentan la deshidratación.

LO QUE SÍ PUEDE:

  • Comer alimentos ricos en proteínas (carne, pescado, pollo) de preferencia en porciones pequeñas y cada tres o cuatro horas.
  • Beber líquidos en abundancia. Tomar agua antes, durante y después de beber alcohol para evitar la deshidratación
  • Evitar alimentos saturados en grasas, ya que el estómago está irritado.
  • Consumir soluciones electrolíticas para ayudar al organismo en la hidratación.
  • Descansar el mayor tiempo que sea posible.
  • Evitar los jugos de frutas cítricas y las bebidas con gas, hasta que desaparezca la irritación estomacal.

 

LO QUE NO DEBE:

  • Consumir alimentos dulces y con alto nivel calórico.
  • Seguir ingiriendo cualquier tipo de bebida alcohólica, ya que  provocará que el malestar estomacal y el ardor de las mucosas continúe.
  • Beber café. Al igual que el alcohol, la cafeína es diurética y lo que el cuerpo requiere durante una cruda es la hidratación.
  • Comer alimentos picantes no aliviará el malestar, ya que los efectos irritantes del alcohol son los que provocan el ardor y las náuseas.
  • Ingerir caldos grasosos (menudo, pozole, etc.) o hacer una comida abundante provocará que la inflamación aumente.