Se trata de Gustavo Jiménez-Pons, presidente de la empresa aeronáutica GBS Air Enterprises In., quien acudió a la casa de transición de López Obrador este jueves

Este jueves se formuló al presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, la primera carta de intención para comprar el avión presidencial en mil 900 millones de pesos.

La oferta fue presentada por la empresa mexicana dedicada a la aviación ejecutiva, GBS Air Enterprises, fundada y presidida en 2008 por Gustavo Jiménez Pons, primo de Rogelio Jiménez Pons, propuesto por López Obrador para ocupar el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) y la cual pretende -de concretarse la compra- rentar la aeronave a mandatarios de otros países que no tienen un avión propio o a grupos de trabajo acostumbrados a viajar bajo el concepto de transporte VIP “o elegante” como bandas musicales internacionales.

Al acudir a la casa de transición en Chihuahua 216 para entregar por escrito sus intenciones de compra, el empresario dijo que la misma oferta plantea a López Obrador el hecho que una vez vendida a GBS Air Enterprises, la continúe utilizando para seguridad del jefe del Estado mexicano y sólo se paguen los gastos de operación y vuelo que oscilan en 20 mil dólares la hora.

Lo anterior también incluiría subcontratar por parte de GBS Air subcontratar a todo el personal dedicado al mantenimiento de la aeronave.

Además, que se pagaría una renta por el uso del hangar donde actualmente se encuentra el avión José María Morelos y Pavón, utilizado por el presidente Enrique Peña Nieto.

De entrada, creemos que podemos invertir lo que en su momento se pagó por el avión, mil 900 millones de pesos (…) El avión es un excelente avión, cotizado por su capacidad de pasajeros y por sus prestaciones a pesar que este es el más limitado”, detalló en entrevista.

Jiménez Pons reafirmó su interés y el de sus socios extranjeros en adquirir o comercializar el resto de la flota aérea del Gobierno de la República.

Asimismo, nuestra empresa tiene interés en representar para su venta en México y en el extranjero la comercialización del resto de aeronaves utilizadas por la Presidencia, mismas que usted dentro de su plan de austeridad aplicable a partir del primero de diciembre del año en curso manifestó que se pondrían en venta, existiendo la posibilidad de que nosotros ofertáramos por alguna de ellas”, se indica en la carta de intención.

De acuerdo con el empresario mexicano, una de las ventajas que tendría su compañía al adquirir una aeronave como esta para el servicio de taxi aéreo, consiste en que no tendría que inscribirse en una lista de espera para obtener un avión como este.

De querer uno así, admitió, tendría que esperar prácticamente hasta 2024.

Por último, Gustavo Jiménez rechazó que exista algún tipo de conflicto de interés con su primo Rogelio Jiménez Pons, con quien no ha tenido relación en los últimos 23 años.

*amgl