?

El sudor es un mecanismo del cuerpo que permite regular la temperatura corporal, por lo que transpirar no debe ser considerado un problema, sino que permite liberar el exceso de calor, explicó el dermatólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Marco Antonio Vázquez Vizcarra.

El especialista del IMSS advirtió que el exceso de sudoración puede ocasionar que la piel se humedezca y en áreas como pliegues, axilas o ingle, pueden generarse algunos microorganismos como hongos, lo que puede provocar ardor, comezón y piel rojiza.

Recomendó para este tipo de pacientes el uso de talcos o polvos dermatológicos para prevenir un exceso de humedad y, por ende, la proliferación de enfermedades en la piel.

Al vivir en una entidad donde prevalecen las altas temperaturas, es normal que las personas suden constantemente, por lo que se recomienda vigilar el aseo personal y bañarse diariamente para favorecer la prevención de este tipo de enfermedades.

“En temporada de calor algunas personas, principalmente las que padecen de excesiva sudoración, sienten la necesidad de bañarse dos o hasta tres veces al día, hábito que no condiciona enfermedad alguna, así que pueden continuar haciéndolo”, afirmó.

La única recomendación, dijo, es usar jabón neutro y no tallar la piel con esponjas o estropajos, al igual que al momento de secar la piel deberá hacerlo con pequeños golpes superficiales evitando tallar la piel para no irritarla.