Karina Fallas, integrante de la Asociación Americana de Siquiatría, dice que la obesidad aumenta la vulnerabilidad

La mitad de los niños con sobrepeso u obesidad desarrollará depresión a lo largo de su vida, advirtió Karina Fallas Teme, integrante de la Asociación Americana de Siquiatría.

La obesidad desde la niñez hace que el paciente tenga una mayor vulnerabilidad para deprimirse”, dijo.

La siquiatra explicó que el acoso escolar o sentirse limitados físicamente frente a otros niños, no son sólo detonantes para la depresión, el mismo aumento de peso genera una condición pro-inflamatoria en las células que afecta el sistema nervioso central, derivando en depresión.

Al estar estimulando citoquinas pro inflamatorias, lastimosamente van a afectar sustratos que son fundamentales para el bienestar a nivel del cerebro”, explicó durante su participación en el Encuentro de
Neurociencias 2018.

Las citoquinas son sustancias químicas, que al inflamarse producen síntomas siquiátricos y neurológicos.

Fallas indicó que  la obesidad, hipertensión y diabetes afectan negativamente en el estado emocional.

Para mejorar el estado anímico de los menores, además de tratamientos médicos, la siquiatría sugiere mejorar los hábitos alimenticios, eliminar el consumo de comida hecha con harinas refinadas, debido a que causan fatiga y están relacionados con la falta de aportes nutricionales para que los menores tengan energía, mantener horarios de descanso y sueño.

México ocupa el primer lugar de obesidad infantil a nivel mundial.