El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, urge a las dos partes del conflicto cumplir con el cese del fuego

Las fuerzas sirias lanzaron una ofensiva terrestre el lunes en unsuburbio rebelde al oeste de Damasco a pesar de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que ordenó un cese del fuego de 30 días en toda Siria.

La ofensiva se produjo al mismo tiempo que el secretario general de la ONUdenunció la violencia en la asediada región y la describió como “el infierno en la Tierra”.

Había habido una calma relativa en la aérea sitiada luego de la resolución, la cual fue aprobada unánimemente el sábado por los 15 miembros del consejo y demandaba una tregua de 30 días en toda Siria pero excluía el combate contra el grupo Estado Islámico y contra los milicianos de Al Qaeda.

Sin embargo, la violencia resurgió con 14 personas que murieron el domingo durante unos ataques aéreos y bombardeos en Guta Oriental y con 10 decesos el lunes, informaron los activistas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, solicitó a las dos partes del conflicto cumplir con el cese del fuego. Al comenzar la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Guterres habló por primera vez ante el cuerpo de la ONU desde que se implementó la resolución.

Guta Oriental no puede esperar”, indicó.

 

Es tiempo de detener este infierno en la Tierra”, declaró.

Guterres dio la bienvenida a la resolución, pero agregó que las decisiones del consejo “solo significan algo si se implementan de la forma debida”.

Añadió que espera que “la resolución sea inmediatamente implementada y se mantenga”. También pidió por una entrega segura, sin obstáculos y constante de los servicios y ayuda humanitaria, así como de las evacuaciones de los enfermos y heridos.

Luego de la reunión en Ginebra, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Zeid Ra’ad al-Hussein evocó las llamadas para una “completa implementación” de la tregua, pero dijo que “tenemos todos los motivos para seguir reservados” sobre el cese al fuego mientras los ataques aéreos continúan en los suburbios de Damasco.

También denunció los “siete años en los que no se ha podido detener la violencia, siete años de matanzas masivas, incesantes y espantosas” en Siria.

En Siria, la televisora estatal transmitió en vivo imágenes del poblado de Harasta, en los suburbios de Damasco, mientras era castigado con ataques aéreos y artillería.

De acuerdo con la televisora, las fuerzas atacaban a un combatiente vinculado con Al Qaeda.

jrr