La dieta se caracteriza por excluir alimentos de origen animal, pero los que se asumen como veganos adoptan un estilo de vida que va más allá de la comida

Cada vez son más las personas, sobre todo jóvenes, quienes siguen una dieta vegana, ya sea por mostrar su apoyo contra el maltrato animal, bajar de peso, reducir el impacto que la industria alimenticia genera en el medio ambiente o hasta por moda.

La dieta se caracteriza por excluir alimentos de origen animal, pero los que se asumen como veganos adoptan un estilo de vida que va más allá de la comida, al no comprar ropa, accesorios o cualquier objeto elaborado con pieles de animal ni con cualquier otro material que fomente el maltrato, explicó la nutrióloga especializada en obesidad y comorbilidades, Paola Zarza Reynoso.

A su vez, la nutrióloga de Todo Vegano, Sinaí Morelos, precisó que la dieta vegana busca sustituir los productos de origen animal, por granos enteros, frutas, verduras, leguminosas, semillas y grasas naturales, como el aguacate y aceite de oliva.

Sin embargo, las especialistas difieren en qué tan recomendable es esta dieta, ya que Paola Zarza afirmó que no recomendaría esta dieta a ninguna persona porque, argumentó, puede provocar una deficiencia en nutrientes como el hierro, calcio y vitamina B12.

Comentó que una dieta ovo–lacteo-vegana que no consume carne, pero sí productos derivados de animales como huevo, leche y queso, sería su recomendación.

Como nutrióloga no recomiendo la dieta vegana, no hay momento en la vida que sea recomendable. Quien pretenda dejar de consumir carne, puede optar por una dieta ovo-lacteo-vegetariana que excluye carnes animales, pero consume productos de origen animal como el huevo, leche o queso, ingiriendo estos alimentos vamos a tener los aportes necesarios de calcio y proteína”, dijo en entrevista para Notimex.

Sin embargo, la egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) dijo que el veganismo se relaciona con posibles beneficios a la salud. Expuso que la dieta puede ayudar a mejorar la digestión, así como los niveles de vitamina C y antioxidantes, aunque “cualquier dieta que incluya un consumo de fibra, vegetales y verduras pueden tener este efecto”.

Reiteró que ella recomendaría una dieta ovo–lácteo–vegetariana, sólo para aquellas personas con colesterol alto, antecedentes de infarto, presión arterial alta, como en pacientes con insuficiencias renal: “Tendría que ser un plan alimenticio personificado, según la patología”.

Recomendó, por ejemplo, ingerir pescado tres veces a la semana, o eliminar esta por completo al ingerir multisustitutos y combinar leguminosas con cereales, como el consumo de almendras, nueces y semillas, o productos veganos, como la leche de coco, carne de soya, entre otros.

Zarza Reynoso consideró que una persona, al no consumir productos animales, debe “asumir” que tendrá una deficiencia nutricional que debe ser cubierta.

Quien quisiera dejar de consumir carne puede optar por una dieta ovo-lácteo-vegetariana, que excluye las carnes animales, pero consume productos de origen animal como huevo, leche o queso; ingiriendo estos alimentos vamos a tener los aportes necesarios de calcio y de proteína, y vamos a tener el aporte de vitamina B12, por lo que podría ser una dieta mucho más saludable una dieta ovo-lacto-vegetariana, que una dieta vegana”, señaló.

En tanto, Sinaí Morelos comentó que las proteínas vegetales son capaces de satisfacer los requerimientos del organismo humano siempre y cuando la alimentación sea variada, que incluya leguminosas, oleaginosas, granos, cereales enteros y vegetales.

La egresada de la Universidad del Valle de México expuso que esta dieta puede ayudar a la diabetes, al mejorar los niveles de azúcar y además ayuda a la salud digestiva, e incluso mejora el estado emocional, como es la depresión y ansiedad. También, agregó, disminuye el riesgo de enfermedades coronarias y reduce la presión arterial.

Realmente ayuda a regular la actividad de las diferentes funciones del organismos, sobre todo por su gran contenido de fibra, vitaminas y minerales, moderado su contenido de sodio, bajo contenido de grasas saturadas, que son los que tienen efectos adversos en nuestra salud, detalló.

La nutrióloga vegana dijo que en la actualidad hay más opciones para sustituir diferentes alimentos, entre estos, destaco los lácteos con leches y yogures vegetales, y explicó que esto facilita que la persona adapte su estilo de vida a esta dieta.

No obstante, enfatizó que lo más recomendable es tener la guía de un especialista que le permita crear un plan de dieta para saber qué tipo de alimentos debe ingerir, a fin de mantener un buen estado de salud.

Las personas que quieran ser veganas deben acercarse a un profesional que los oriente adecuadamente para poder obtener todos los beneficios de una dieta vegetal, y que además los ayude a conocer la gran variedad de platillos que puedes crear y así ‘no desistir'”.

Ambas especialistas en nutrición consideraron que se requiere el consumo de suplementos como el Omega 3 y vitamina B12.

Las nutriólogas explicaron que una persona sana puede decidir seguir una dieta vegana, siempre y cuando lo haga con una guía de un especialista para no poner en riesgo su salud, debido a posibles cambios drásticos. En caso de presentar alguna irregularidad, comentaron, debe primero estabilizarse para hacer el cambio paulatinamente.