Un total de 40 cuerpos de hombres y mujeres fueron sepultados en Ciudad Juárez, Chihuahua, por la Fiscalía General del Estado.

Los cuerpos se encontraban resguardados desde hace más de seis meses en el Servicio Médico Forense (Semefo) y hasta hoy no habían sido reclamados por nadie. Los restos fueron llevados hasta el panteón San Rafael a las orillas de Ciudad Juárez en cajones de madera. Cada uno portaba la identidad y la fecha en la que ingresaron al Semefo.

En el lugar se ofició una misa en la que un sacedorte dio la bendición a los cuerpos, mientras que Jorge Nava López -fiscal general de zona en Ciudad Juárez-, comentó que algunos murieron de manera violenta y otros por enfermedades o sobredosis de droga.