La reingeniería administrativa se realiza en el que es el último año de los actuales legisladores

El Senado recortó 10%, para este 2018, la bolsa del pago de 708 asesores, lo que implica una disminución de 114 millones 817 mil 700 pesos respecto de 2017, año en que pagó mil 68 millones 955 mil 100 pesos a 705 asesores y trabajadores administrativos, legislativos y techo presupuestal para cada legislador.

De acuerdo con el Manual de Percepciones de las Senadoras, Senadores, Servidoras y Servidores Públicos de Mando, que publicó el Diario Oficial de la Federación, el mayor recorte se dará en los honorarios Legislativos.

Excélsior publicó hace unos días que durante 2017 el Senado canalizó 18.3 millones de pesos en el pago de sólo 13 asesores de 12 senadores, quienes tienen pagos superiores a los 100 mil pesos brutos mensuales, lo que los lleva a recibir honorarios libres de impuestos por arriba de la dieta mensual de un diputado federal, y entre los beneficiarios están dos personas que son empleados de sus padres.

Y así como 12 senadores pagan los más altos salarios a 13 asesores, hay otros seis senadores que prefieren bajos sueldos, a fin de emplear a más personas, como la petista Luz María Beristáin, quien entre sus ocho colaboradores está uno que gana 2 mil 200 pesos al mes, pero como paga 118.56 pesos de impuestos, su ingreso neto es de dos mil 81 pesos; es decir, 569 pesos menos que un salario mínimo.

Roberto Albores, senador con licencia, fue quien suma 25 empleados, 23 de ellos con un sueldo mensual de cinco mil pesos brutos, lo que representa un ingreso mensual de cuatro mil 666.86 pesos netos; otro gana 45 mil pesos y otro más 15 mil pesos mensuales; su nómina es de 134 mil 500 pesos mensuales brutos.

Ayer el Senado informó oficialmente que para 2018 la decisión fue que se hiciera un recorte en la bolsa de pago a asesores y otro tipo de colaboradores, en este año que es el último de los actuales legisladores, lo que implica el despido de todos los empleados contratados y el pago del fin de Legislatura, que cada tres años proporciona esta Cámara a sus trabajadores.

A raíz de la reingeniería administrativa del Senado, para transparentar mejor la forma en que gasta el presupuesto que recibe, el Senado dividió en tres rubros las erogaciones para los trabajadores que colaboran con los legisladores.

Así, para 2018 está previsto que los Honorarios Administrativos tengan una bolsa anual de 193 millones 983.8 mil pesos, mayor a los 165 millones 572.2 mil pesos que destinó el año pasado. La bolsa de Honorarios Legislativos para 2018 será de 491 millones 568.1 mil pesos, significativamente menor a los 634 millones 938.2 mil pesos de 2017 y los Honorarios de Comisiones —cubren los salarios de los empleados de las comisiones de trabajo—, la bolsa es de 268 millones 444 mil 700 pesos; igual a la del año pasado.

De esta forma, mientras en 2017 el Senado canalizó mil 68 millones 955 mil 100 pesos, en este 2018 destinará 954 millones 137 mil 400 pesos; es decir, 114 millones 817 mil 700 pesos, menos, equivalente al 10.7%.

…PERO LEGISLADORES SE INCREMENTAN EL SUYO

Según el historial de dietas netas, se observa que ganaron menos que sus antecesores.

Por primera vez desde el año 2014, los 128 senadores tendrán un aumento de mil 300 pesos mensuales en su dieta neta, como efecto de un ajuste en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), pues la dieta mensual bruta no tuvo variación al alza.

Ayer el Senado difundió el Manual de Percepciones de las Senadoras, Senadores, Servidoras y Servidores Públicos de Mando, en el Diario Oficial de la Federación, donde se observa que si bien la dieta bruta mensual durante este año será de 226 mil 464.52 pesos, 108 mil 164.52 pesos se van al fondo de previsión para los pagos de fin de año, para su retiro, para impuestos y para el pago de seguridad social, por lo que la dieta mensual neta queda en 118 mil 300 pesos.

De acuerdo con el historial de dietas netas que perciben los actuales senadores, se puede observar que ganaron menos dinero que sus antecesores.

En el año 2012, cuando empezaron su trabajo el 1 de septiembre, la dieta neta era de 121 mil 700 pesos; en 2013, primer presupuesto que les correspondió diseñar, la dieta quedó en 121 mil 600 pesos, pero a raíz de 2014 la dieta quedó en 117 mil pesos, con variables derivadas del pago de impuestos, que fueron de 100 hasta 500 pesos al mes.

Ésta es la primera vez en un lustro que hay una mejora de mil 300 pesos mensuales en la dieta de los senadores, pero se debe a los ajustes fiscales.

La información obtenida por Excélsior muestra que sin incluir las previsiones de fin de año y de retiro, la dieta bruta de un senador de la República es de 171 mil 443.80 pesos; así fue en 2017 y así quedó para este año.

La diferencia es que en 2017 cada senador pagó 51 mil 695.13 pesos de ISR y ahora pagará 50 mil 598.91 pesos; es decir, una disminución de mil 96.22 pesos; pero a los 120 mil 844.89 pesos que les restan, es necesario descontar las cuotas al ISSSTE por dos mil 569.14 pesos, por lo que la dieta neta queda en 118 mil 275.75 pesos, pero el reporte en el Manual cierra la cantidad en 118 mil 300 pesos.

Los senadores pagan 17 mil 144.38 pesos de su Seguro de Separación, porque ellos no tienen un sistema de ahorro para el retiro y por ley todos los servidores públicos de mando deben contribuir a su retiro con el ahorro de un porcentaje de sus ingresos; ese dinero es retenido y se entrega al final del encargo, en este caso en agosto de este año, con todo el ahorro de ellos, más la parte igual que entrega el gobierno federal.

Pero los ajustes para este 2018 no quedan en la dieta de los senadores. También se fija en cinco mil 714.79 pesos el concepto “un día de dieta”, para utilizarlo como parámetro de descuento por inasistencia no justificada, cantidad que varía de otro parámetro de “día de dieta neto”, que es de tres mil 371.05 pesos, para el cálculo de otros descuentos, como pueden ser los donativos.

Y para fines de las declaraciones a las que están obligados por las leyes de transparencia, rendición de cuentas y anticorrupción, en este 2018 los senadores deben reportar una percepción bruta de 197 mil 420.13 pesos, con un pago de ISR de 59 mil 430.86 pesos, para hacer una dieta neta de 137 mil 989.27 sólo para fines de Declaración Patrimonial y Declaración Fiscal.