Pese a ser “supuestamente” presionados por elementos de cuerpos policiales a desistir de sus demandas mediante la fuerza, el grupo de pescadores y trabajadores del campo que mantienen un plantón a las afueras de las oficinas de la Comisión Nacional de Pesca continuarán luchando por sus derechos de manera pacífica.

Y es  que este grupo de afectados integrantes de diversos frentes, lo que busca es una respuesta inmediata a sus demandas que son la otorgación de permisos para trabajar en zonas de pesca así como la liquidación de un adeudo de 100 millones de pesos para apoyos.

Elia Amador Tamayo, dirigente estatal de las coaliciones democráticas urbanas y campesinas, consideró que los funcionarios y las autoridades pertinentes continúan sin prestar atención  a la problemática, por lo que advierte que mantendrán el bloqueo de la Avenida Camarón Sábalo y la manifestación hasta que se les dé respuesta.

“Aquí lo único que hemos tenido es el encuentro con la Policía Estatal ayer por lo sucedido. No hemos tenido comunicación con personas de la Conapesca en cuestión de tener un resultado, estamos esperando pronta respuesta de nuestra dirigencia nacional que ha tenido el contacto con el comisionado pero no ha llegado a tener la reunión tal y cual ha quedado”, comentó.

Por su parte, Víctor Román Bojórquez, que es uno de los cinco manifestantes que resultaron golpeados, relató que la noche de este jueves patrullas de la Policía Estatal arribaron al lugar para desalojarlos a la fuerza, les soltaron gas lacrimógeno y a varios intentaron llevárselos sin éxito.

Dijo que lo único que piden es que se les siga dando acceso a los baños, debido a que este se les había brindado desde el primer día.