El presidente electo descarta que sea un dictador y promete libertad de expresión; el 1 de diciembre será ‘mi primer informe de gobierno’, bromea

Si bien el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que las críticas en su contra son válidas y son parte de la libertad de expresión y la democracia, también lo es la réplica, por lo que no se quedará callado ante cuestionamientos.

En un video subido a sus redes sociales afirma que en tiempos en los que se habla de la libertad de expresión debe existir un intercambio de ideas, por ello también hará uso de la réplica para responder a señalamientos y críticas.

La libertad implica mensajes de ida y vuelta. Se habla mucho de la libertad de expresión y se niega la posibilidad de réplica. Quisieran estarnos cuestionando y que nos quedáramos callados y no, no va a ser así. Tenemos que debatir de manera respetuosa. Tiene que haber diálogo circular, así como libertades plenas para todos”, asevera.

Aclaró que él no es ni será un dictador, sino que busca representar a una República durante la cuarta transformación del país, en el que, aún sin ser presidente constitucional, ya ha logrado cambios.

“Yo no aspiro a ser un dictador, sino a representar a una república democrática. Esto produce nerviosismo e inquieta, pero no hay nada qué temer. El cambio será ordenado; profundo, pero pacífico. Aún no tomamos posesión y ya empezaron los cambios”.

Entre las modificaciones que destaca ya han comenzado en el país está el decreto publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación (DOF) sobre la canción de la pensión a expresidentes y el tope de salario para los servidores públicos para que no ganen más que el presidente.

Además aseguró que ganará 40 por ciento menos que el presidente Enrique Peña Nieto, que no vivirá en la residencia de Los Pinos, pues será un espacio para las artes; tampoco habrá fueros ni privilegios; no habrá Estado Mayor presidencial ni habrá Primera Dama.

Incluso comentó en tono de broma que el próximo 1 de diciembre no tomará protesta, sino su primer informe de gobierno debido a lo que ha venido trabajando tras los comicios de julio pasado.

“Esto le va a molestar mucho a mis adversarios, pero deben tener sentido del humor: el 1 de diciembre no va a ser mi toma de posesión, sino mi primer informe de gobierno”, dice.

 

*jci