El presidente de Codesin en la zona sur, Sergio Escutia Zúñiga, hizo un llamado a las autoridades pertinentes para que tome medidas enérgicas como la aplicación de exámenes antidopings a los prestadores de servicios en la zona de playa.

Tras lamentar la muerte de un menor de 12 años por la caída de un paracaídas, mencionó que tienen reportes de que muchas de estas personas prestan el servicio en estado inconveniente, por lo que también propone un padrón para tener un control en este sentido.

Dijo que de ser necesario, se debe parar la operación de los parachutes hasta que se lleven a cabo las revisiones correspondientes de todo el equipo para evitar de nueva cuenta incidentes.

“Se deben de revisar las cuerdas y los paracaídas, pero lo más importante es que se implemente un dispositivo de antidoping para verificar que todos los que operen las lanchas estén en condiciones de hacerlo”, manifestó.

“Tenemos de empresarios en los que confiamos, información de que estas personas que prestan estos servicios en muchas veces lo prestan en estado inconveniente”.

Escutia Zúñiga consideró que este percance puede tener un efecto directo negativo económicamente hablando para el destino.