La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició unainvestigación para determinar la responsabilidad en que pudieran haber incurrido funcionarios de la dependencia y personal del Zoológico Villa Fantasía que realizaron el manejo, contención y traslado de un lince que murió presuntamente de un infarto.

El animal falleció al momento de ser canalizado al Bioparque de Convivencia Pachuca junto con otros tres felinos, todos producto de un aseguramiento ejecutado al Zoológico Villa Fantasía, propiedad del ayuntamiento de Zapopan, Jalisco.

La investigación busca determinar los niveles de responsabilidad del personal actuante de la delegación de la Profepa en el estado y del parque zoológico, durante las actividades de supervisión, manejo y contención de dos linces, untigre y un león, incautados porque no se acreditó su legal procedencia.

Hasta este momento se sabe que la médico veterinaria de Villa Fantasía fue la responsable de suministrar la anestesia al lince que perdió la vida y a un león que después de 12 horas continuaba con los efectos del fármaco.

La muerte del ejemplar fue informada a las 19:00 horas por la veterinaria responsable del traslado a los inspectores, tres horas y media después de haber iniciado el trayecto desde Jalisco a Hidalgo.

La sobredosis o posiblemente el estrés al que previamente fue sometido el lince antes de ser sedado, pudieron haber provocado el infarto.

Con información de: Excelsior