Compromisos concretos, tras un diagnóstico muy puntual en el tema de seguridad, presentó el candidato del PRI y Nueva Alianza a la presidencia municipal de Mazatlán, Fernando Pucheta Sánchez.

En reunión con medios de información, el candidato de las Manos Limpias, habló de los graves problemas que tienen Mazatlán en el área de seguridad pública, empezando por la falta de elementos, que aún siendo muy pocos, sólo el 70% de quienes se encuentran en nómina, patrullan la ciudad. Los restantes, son escoltas de funcionarios diversos, incluyendo gente que nada tiene que ver con el gabinete de seguridad, y sus familias.

En este punto, Pucheta se comprometió a quitar estos privilegios a todos los funcionarios, que se encuentren fuera del Gabinete de Seguridad, incluyendo a las familias de estos últimos. Incluso, habló de renunciar a los escoltas personales del alcalde

“En este momento hago el compromiso de impulsar la publicación de la convocatoria respectiva para elementos de nuevo ingreso, tanto para la policía preventiva como para tránsito municipal. Veremos también la posibilidad de hacer un convenio con la Sedena y la Semar, para que comisionen elementos a la seguridad pública, con cargo económico al municipio, en cuanto a las compensaciones necesarias. Esto sería en un esquema similar al que se utiliza en Veracruz y Tamaulipas. Además, el 1º de enero del 2017 le serán retiradas las escoltas a todos aquellos servidores públicos que no tengan que ver con el área de seguridad, incluyendo las del alcalde”, expresó.

Con ello, precisó, son al menos 60 policías que volverán a patrullar las calles,  de un total de 120 escoltas comisionados.

En cuanto al Centro de Seguridad en construcción, criticó que siendo una obra de 110 millones de pesos, 150 si contamos el costo del terreno, sea un edificio que no respetó las especificaciones de la Secretaría de Gobernación y por lo tanto no está validado.

“En contra parte, tenemos un Centro de Seguridad Pública en construcción, que nos está constando 110 millones de pesos, o 150, ya incluyendo los 40 millones que costó el terreno. La inversión de esta primera etapa es de 30 millones de pesos. Lo preocupante, es que es un proyecto, un edificio, no validado por la Secretaría de Gobernación, que tiene diseños muy específicos para este tipo de edificaciones. Esto significa que no podrá recibir recursos del Fortaseg, para terceras etapas. Incluso al mantenimiento. O sea que aquí tenemos otra obra millonaria, inconclusa”, señaló.

Pucheta fue cuestionado además sobre el tema de Bomberos, en lo que dijo, es una vergüenza que tengan que estar recabando firmas para que les legalicen los apoyos. Adelantó que en su gobierno, el Cuerpo de Bomberos tendrá todo el apoyo.

En cuanto a de donde saldrán los recursos para este y otros compromisos, dijo que de ahorro, de la honestidad y de esquemas ya estudiados, como la municipalización de Catastro, con lo que Mazatlán dejará de gastar 50 millones de pesos.