Gracias al esfuerzo colectivo, la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) ha llegado a convertirse en un espacio de excelencia y de orgullo compartido. Entre sus muchas fortalezas están los proyectos de investigación que de forma permanente se desarrollan en sus unidades académicas con el respaldo y apoyo que otorga la administración universitaria, encabezada por el doctor Juan Eulogio Guerra Liera.

Un fruto contundente de ello fue la obtención del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos 2018 durante el pasado mes de octubre, convocado por CONACYT y una conocida empresa, por parte de investigadores de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas en la categoría profesional en tecnología de alimentos, lo que representa un gran logro, ya que a nivel nacional se avala la calidad y pertinencia de lo que se hace en la Universidad.

El líder del grupo de investigadores, José Ángel López Valenzuela, destacó que el proyecto que les llevó a ganar el reconocimiento nacional es el de “Identificación de proteínas asociadas con tolerancia al daño por frío en tomate como una estrategia para prolongar su vida de anaquel”, en el cual se ha invertido casi 10 años de trabajo para su realización.
El especialista en biotecnología de alimentos enfatizó que el conocimiento que arroja esta investigación es de suma importancia para que se desarrollen estrategias de manejo postcosecha del tomate que prolongue su vida de anaquel y para el desarrollo de cultivos con mayor resistencia al estrés por frío.

Con esta aportación los productores y comercializadores tendrán la oportunidad de optimizar el proceso de venta, cubriendo las expectativas de calidad requerida.

López Valenzuela agradeció al Rector, doctor Juan Eulogio Guerra Liera, el apoyo brindado en la realización de proyectos de investigación, ya que gracias a estos recursos etiquetados que se otorgan vía concurso, es que trabajos como el de ellos se pueden realizar de forma integral y que obtienen reconocimientos como el antes mencionado.

Cabe destacar que durante el último año, a través del Programa de Fomento y Apoyo a Proyectos de Investigación (PROFAPI), fueron financiados 337 proyectos con pertinencia científica e impacto social, mientras que 113 proyectos de investigación del nivel medio superior recibieron apoyo por parte del Programa Fomento a la Investigación Educativa en el Bachillerato (PROFIEB), con un monto total de 32 millones 060 mil pesos.