Los escándalos relacionados con el famoso Monstruo de Ecatepec permanecen latentes en las redes sociales y esta vez el repudio se debió a una confesión que realizó el criminal durante un interrogatorio.

Todo comenzó cuando Juan Carlos N tenía la idea de aniquilar a 100 mujeres, ya que las odiaba y le causaban asco, ganándose el apodo de El Monstruo de Ecatepec. Esto fue lo que dijo el hombre en una entrevista:

Les tengo asco a la mayoría de las mujeres porque las odio, tuve malas experiencias con mi madre y una expareja”.

El asesino argumentó que metía los corazones de sus víctimas en frascos con alcohol y los ofrecía a la Santa Muerte, además de que usaba los cuerpos desmembrados para preparar pozole.

El Ministerio Público refirió que El Monstruo de Ecatepec tenía el ideal de llegar a 100 o más mujeres asesinadas.

El hombre les aplicaba llaves a sus víctimas para inmovilizarlas y que no gritaran, más tarde las asesinaba y descuartizaba, guardando los restos en bolsas; regalando una parte a los perros, sin olvidar preparar varios alimentos con partes del cuerpo de las mujeres.

Los familiares de las difuntas estallaron en llanto al escuchar la historia de El Monstruo de Ecatepec.

Uno de los ejemplos de violencia extrema fue el de Nancy, la joven que se reportó como desaparecida junto a su hija, donde El Monstruo de Ecatepec externó que al matarla le dio una parte del cuerpo a sus perros, incinerando el resto en un tambo para purificarla y comer pozole toda la semana, vendiendo los huesos al mejor postor.

En otra audiencia, la juez de control imputó una condena por el delito de trata de personas a Juan Carlos N y a Patricia N, así como a Adrián N y Rosa Laura N, quienes pagaron 15 mil pesos por la hija de Nancy, que por fortuna ya fue regresada a su familia.

El próximo 15 de octubre se dictará la sentencia formal para los implicados en la muerte de 20 mujeres inocentes.

Fotografía: Twitter

Con información de La Silla Rota, El Siglo de Torreón y El Universal