Para lograr que las startups sean exitosas, los emprendedores deben eliminar el miedo al fracasoy en caso de que no suceda, volver a intentarlo, coincidieron representantes de diferentes startups ubicadas en Israel, la nación que genera más de estas compañías que en países grandes.

Jóvenes emprendedores, directivos e inventores, quienes ya probaron el éxito de este modelo aseguraron que esa es la clave en el desarrollo de negocio en este país de Oriente Medio, en conflicto armado desde su fundación en 1948.

El fundador de White Innovation, Doron Marco, quien después de haber vendido dos empresas (una en el ramo tecnológico y otra en el sector salud), hoy está en la promoción de un producto revolucionario para el sector de alimentos, dijo que todos los emprendedores deben apasionarse con sus ideas aunque suenen “locas” porque de ahí salen grandes productos.

En su opinión, el inventor (que tiene más de 100 patentes registradas) dijo “necesitas la pasión para hacer lo que haces, el dinero no importa”, pues aseguró que en su primera empresa, en la que desarrolló un display flexible y fue el pionero del Active Pixel Display (APD), no tenía muchos recursos.

Sin embargo, logró contactar a personas de alto nivel que validaron su producto entre los que menciona a Steve Jobs, y vendió su empresa, con lo cual obtuvo dinero para crear nuevos productos.

Luego, refirió, repitió la historia en otro sector y continuó con el desarrollo de ideas hasta llegar a su último invento que se llama Genie, una pequeña máquina que prepara comida tal como lo hace una cafetera.

Lo más importante en una startup es la suerte”, dijo durante la presentación de su máquina que ya se comercializa en Israel y Australia, y se espera que llegue en los próximos seis meses a Estados Unidos.

En los éxitos de Israel, se encuentran historias de mexicanos como Amit Safir, un ingeniero bioquímico de Monterrey que cambió su residencia a este país para encontrar nuevas oportunidades; se unió con dos chicos que tuvieron una idea innovadora y juntos desarrollaron un producto que salvará vidas.

La empresa es MobileODT y su producto es un colposcopio móvil. Se trata de un aparato móvil conectado a un teléfono inteligente que permite detectar lesiones derivadas del virus del papiloma humano y que podrían desencadenar cáncer cervicouterino en las mujeres.

La idea se desarrolló para llegar a mujeres que viven en zonas rurales de diferentes países y de escasos recursos, pues este aparato se puede transportar y tiene un costo mucho menor a los tradicionales que hacen colposcopias.

Para este emprendedor, de sólo 30 años, el éxito de las startup en Israel se deriva de la cultura del pueblo israelí basado en la disciplina (los jóvenes pasan por el servicio militar), además de que no existe miedo al fracaso, porque la gente tiene la seguridad de que aunque el proyecto fracase se cuentan con programas de apoyo en caso de desempleo.

También sugirió a los emprendedores enfocarse en una sola idea, desarrollarla y aplicarla, antes de empezar con un nuevo proyecto. El enfoque también es clave para el éxito de este tipo de compañías.

A eso se suma que el gobierno promueve la llegada de inversión extranjera que apoye estos proyectos

En este sentido, consideró que en México hace falta un marco regulatorio que brinde certeza a los inversionistas apoyar este tipo de proyectos.

Aplicaster es otra startup de éxito que surgió en Israel, y se trata de una compañía que ofrece servicios de video a medios de comunicación, sobre todo canales de televisión, y donde una de sus ofertas más destacadas es que desarrolló una plataforma, por medio de la cual los televidentes pueden interactuar de forma virtual con los personajes de una telenovela o serie de televisión.

De esta manera, se busca hacer más vívidas las historias de la pantalla y al mismo tiempo estar en contacto con los seguidores. En México, colabora en este momento con Televisa, en específico con el proyecto denominado “Antes muerta que Lichita”.

En este caso, la directora general de América Latina y España de Aplicaster, Laura Tapias, quien antes de colaborar en esta compañía era cliente de la misma, coincidió en que la diferencia de este modelo de startups en Israel a diferencia de otros países es que “hay menos miedo al fracaso”, lo que genera un emprendimiento que no tiene todo el mundo.

Consideró que los jóvenes israelíes son muy maduros debido a la obligación militar (todos los jóvenes hombres están obligados a asistir tres años y las mujeres, dos años, además que todos los años hasta los 40 son reservas del ejército), les crea una visión diferente, además que la historia del pueblo israelí, les hace salir adelante.

Israel le apuesta a las startups, las cuales desde hace varios años comenzaron a cambiar la economía de este país, lo que pone los pone a la vanguardia en este modelo de negocio.

*livm