Una investigación de la Universidad del Valle de México destaca que en una proporción de 70 por ciento frente a 30 por ciento, los hombres son quienes más piensan en desertar

Inseguridad en sus capacidades y malas calificaciones, son los principales factores que llevan a los estudiantes de secundaria a abandonar sus estudios.

En una proporción de 70 por ciento frente a 30 por ciento, los hombres son quienes más piensan en desertar que las mujeres.

Un estudio del Centro de Opinión Pública (COP) de la Universidad del Valle de México (UVM), señala que la relación con los compañeros, las calificaciones obtenidas y la seguridad en su desempeño, son factores que influyen para que estudiantes de secundaria piensen en continuar o abandonar sus estudios.

De quienes han pensado en abandonar su proceso educativo, 28 por ciento dijo no tener seguridad de poder resolver un problema de matemáticas, 55 por ciento no se siente confiado al realizar un experimento de laboratorio y más de un tercio no tiene confianza al exponer en clase.

Al hablar de las calificaciones obtenidas, únicamente 3 por ciento de los alumnos con muy buenas calificaciones ha pensado en desertar; 35 por ciento con buenas calificaciones ha tenido la misma idea y de aquellos con regulares o malas representan 63 por ciento ha pensado en dejar la escuela.

El COP realizó la encuesta en la que participaron poco más de mil padres de familia y estudiantes de secundaria para conocer los factores que incentivan o desalientan el interés por continuar sus estudios de secundaria.

Entre los estudiantes que han considerado dejar la escuela, 30 por ciento son mujeres y 70 por ciento hombres. De ellos 27 por ciento cursa el primer grado, 30 por ciento está en segundo y 43 por ciento en tercero, es decir, a medida que el alumno va avanzando de grado es más fuerte la idea del abandono.

De los alumnos que han considerado en algún momento desertar, 42 por ciento le gustaría tener una profesión u oficio que requiere estudios técnicos, 33 por ciento, licenciatura y 18 por ciento quiere desempeñarse en algo que no necesariamente requiere estudios o instrucción formal.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) resalta que en 2010 México tenía un promedio de escolaridad de 8.6 grados, superando ligeramente el segundo año de secundaria; en 2015 el promedio de escolaridad subió a 9.1 grados, es decir, poco más de la secundaria completa.

jcp