La ASF incluyó el dato en el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016.

México.- Petróleos Mexicanos (Pemex) vendió combustible por debajo de su costo a una filial de Odebrecht llamada Braskem, en una operación que representó una pérdida por mil 900 millones de pesos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Un documento del organismo señaló que Braskem utilizó el etano comprado a la empresa productiva del Estado para producir polietileno en la planta Etileno XXI, el complejo petroquímico más grande de América Latina que inició operaciones en 2016, ubicado en Coatzacoalcos, Veracruz.

“En cuanto a la contratación y suministro de etano para el Complejo Petroquímico Etileno XXI (auditoría 1800-DE), la ASF identificó que Pemex Transformación Industrial (PTI) incurrió en pérdidas por más de mil 900 mdp, toda vez que el precio al que vendió el etano fue menor al costo de ventas y al gasto de transportación incurridos”, se lee en un documento de la ASF.

Tanto Braskem como su socio mexicano Idesa obtuvieron el etano a precio preferencial gracias a a una subasta “promovida por Pemex Gas”, de acuerdo con la página web de Braskem donde explica que el contrato fue por 20 años.

“El insumo será utilizado en un cracker con capacidad para un millón 50 mil toneladas anuales de etano integrado a tres unidades de polimerización para producción de 750 mil toneladas anuales de Polietileno de Alta Densidad (PEAD) y 300 mil toneladas anuales de Polietileno de Baja Densidad (PEBD)”, agrega la brasileña en su portal web.