Los dueños de restaurantes del barrio organizan la Danza del Leòn y el Dragón Chino que éste sábado y domingo tendrán horarios de exhibición

Todo el fin de semana continuarán los festejos del año del perro en el recién remodelado Barrio Chino de la Ciudad de México. Una constante y nutrida asistencia se percibió éste viernes 16 de febrero en el circuito de la calle Dolores entre la Avenida Juárez y la calle de Ayuntamiento.

Sin embargo, al preguntarle a la mayoría de los asistentes, solo visitaban el barrio por curiosidad y desconocían los rituales en torno al inicio del calendario del país asiático.

“Solo sé que este año es el año del perro, pero vengo aquí a conocer más de la cultura China”, señaló José Luis Velázquez, un hombre de 50 años que iba acompañado por su esposa y familiares.

“Yo vine por una tarea, apenas estoy investigando de los rituales y espero conocer un poco más de su cultura”, aseguró Andrea, una estudiante que no dejaba de tomar fotografías por todo el barrio.

Sin embargo, también son muchos los que han convertido en tradición anual la visita al barrio chino capitalino. “Yo vengo cada año, este es el año del perro y dicen que ta buena fortuna, te da abundancia, además es una oportunidad de iniciar una vez más no solo el 31 de diciembre”, comentó Many Ventura, capitalina que acudió incluso con un kimono y una sombrilla china.

Quienes sì conocen los rituales son los comerciantes ambulantes que se colocaron sobre la calle de Independencia.  “Traemos lo que viene siendo el perro, el perro tiene su amigo, que en este caso su amigo es el conejo, entonces tienen que ir juntos, también tenemos el ritual del sobre rojo para atraer la abundancia y amuletos personales segùn cada signo”, refirió  Verónica Osornio, comerciante de la zona.

Por otra parte los dueños de restaurantes del barrio organizan la Danza del Leòn y el Dragón Chino que éste sábado y domingo tendrán horarios de exhibición a las 12, 14, 15 16, 17 y 18, horas, así como la exhibición de juegos pirotécnicos.

Al ser el año del perro no han faltado las réplicas en pasta de Frida, la perra rescatista de la marina, que viene acompañada en algunos casos de un saco de monedas para la abundancia, dándole así un toque mexicano a los rituales chinos, dichas réplicas tienen precios entre los 70 y 150 pesos.