Los niños transgénero sufren discriminación y señalamientos toda su vida

Erick y Sofía son solo dos de los millones de casos de niños transgénero que se presentan en todo el mundo. Estos dos niños empezaron a mostrar signos que los distinguían de los demás desde edades muy tempranas, ambos antes de cumplir los dos años.

Los padres de ambos pequeños contaron a La Silla Rota todo el proceso que han vivido junto a sus hijos, y evidentemente decidieron guardar su identidad y utilizar nombres ficticios.

Erick nació siendo niña, sin embargo, con el paso del tiempo comenzó a rechazar todas las formas o gustos de lo que representaba ser una mujer. Sus padres pensaron que solo era una etapa y ‘que se le iba a pasar’.

La madre de Erick platica a la Silla Rota que su hija – en ese entonces – se sentía más cómoda utilizando ropa para niño, y prefería jugar con carritos que con muñecas. En un principio, ella y su esposo le decían que debía comportarse como niña, pero ella nunca quiso.

Conforme pasaron los años, Erick – quien era aún una niña – comenzó a mostrar desagrado sobre todas las cosas que fueran de niña, desde zapatos hasta películas

Su canción favorita se llama ‘No me rendiré’, y pertenece a su película favorita Spirit.

Una de las estrofas de su canción favorita dice:

Dominarme es lo que quieres tú, eso es locura. Intentes lo que intentes tú no me perturbas, pero si quieres seguir, algo te voy a decir: Ya déjame en paz, no vas a triunfar. No debes pensar que me vas a domar. Ya déjame ir”.

La madre de Erick declaró que esas fueron señales que nunca tomó en cuenta:

La ilusión de que había nacido niña me cegó. Yo quería que usara vestidos, moñitos, olanes. Que jugara con muñecas, pero ella no. Y cuando cantaba la canción de Spirit era una forma de comunicarnos lo que en realidad sentía”.

Cuando Erick cumplió siete años le pidió a su mamá que le cortara el cabello por completo, y al salir de la estética él gritó:

¡Es el mejor día de mi vida!”.

Otra de las cosas más difíciles fue la escuela, pues las autoridades de la escuela le pedían a sus padres que la vistieran como ‘niña’. Sin embargo, los padres de Erick lograron que la dejaran ir en pants.

 

Durante unas vacaciones que la familia de Erick hizo a la playa, fue la primera vez que él pidió que lo llamaran ‘hijo’ en lugar de hija, y la primera vez que les dijo el nombre con el que quería que lo llamaran:

Cuando estuvimos en la playa fue la primera vez que nos decía tan directo lo que sentía y eso fue porque nunca entendimos las señales. Desde hace tiempo yo creía que era lesbiana, pero en realidad era algo más”.

A partir de ahí, los papás decidieron apoyarlo. En cuanto regresaron a la ciudad, Laura buscó información y ayuda en colectivos y grupos de la diversidad sexual. También se acercó a tres especialistas médicos y los tres le dijeron que era una personatransgénero y que para comprobarlo tenía que realizar una prueba:
vivir 24 horas durante tres meses con el género opuesto al que nació.

Ese examen lo pasó fácil. Sus papás observaron que era pleno y feliz.

Los difícil fue realizar el trámite de cambio de género ante la ley. En 2013 inició el juicio para cambiar su acta de nacimiento, y tuvo una duración de cinco meses.

El DIF y el Ministerio Público fueron las dos instancias que se oponían a su cambio de género, pues argumentaron que no tenía la ‘edad suficiente’ para decidir. Sin embargo, después de una tortuosa batalla, el juez del caso falló a favor de los padres de Erick, y así pudo obtener su nueva identidad.

El día que le entregaron su acta fue como si hubiera vuelto a nacer, ese día lo celebramos como si fuera su cumpleaños”.

A partir de ese momento, la niña quedó atrás, y la vida de Erick y sus padres cambió por completo.

En la actualidad, Erik tiene trece años. Lleva una vida normal, mientras cada vez más se afianza y se empodera. Practica natación, estudia el segundo año de secundaria. Le gustan las artes, el dibujo y la música. Ahora su saga favorita es Harry Potter.

Así como Erick, Sofía es una niña que nació en Aguascalientes siendo niño, pero que desde muy temprana edad decidió que quería ser niño.

Niños transgénero, la lucha por la identidad a costa del señalamiento

Así como Erick y Sofía, millones de niños alrededor del mundo luchan desde muy pequeños para que se respeten sus deseos, y les otorguen el cambio de identidad, pues nacieron transgénero.

¿Qué opinas de los niños transgénero?

Con información única de La Silla Rota