Con un coeficiente intelectual de 145, Laurent Simons terminó su educación secundaria en año y medio; tiene dificultad para relacionarse con otros niños; sigue indeciso sobre su futuro

Aunque la mayoría de los niños en algún punto dicen ‘odiar la escuela y no querer volver a ir’  existe un pequeño para el que los estudios lo son todo.

Laurent Simons es un niño de ocho años nacido en Brujas, Bélgica, que ha acaparado la atención de los medios por estar listo para entrar a la universidadtras terminar con un promedio perfecto su educación secundaria en tan sólo 18 meses.

De acuerdo con información del canal belga VRT, comenzó su educación secundaria en 2016 en Ámsterdan y la culminó en tiempo récord gracias a sucoeficiente intelectual de 145, muy superior al rango de entre 90 y 110 asociado a la inteligencia media. A su corta edad habla francés, alemán y holandés.

Aunque su inteligencia le ha abierto muchas puertas también ha sido obstáculo para ciertas cosas, como por ejemplo, hacer amigos.

Según sus padres, Simons prefiere estudiar antes que jugar con otros niños.

Hasta hace poco, el pequeño tenía en mente convertirse en cirujano o astronauta, pero ahora está más interesado en la ingeniería porque le gustan las matemáticas.

Son muy vastas y tienen muchas ramas”, dice.

Afortunadamente, esta decisión no es algo que les preocupe a sus progenitores, pues lo único que desean para su hijo es que sea feliz.

Si decidiera ser carpintero, no sería ningún problema. Lo importante es que sea feliz”, afirmó su padre Alexander.

***MJPR***