Rod Rosenstein afirmó en una entrevista que la cruzada para detener filtraciones de información no está dirigida contra los medios de comunicación; ‘estamos detrás de los perdedores, no de los periodistas’

El subprocurador general de Estados Unidos, Rod Rosenstein, dijo hoy que su cruzada para detener las filtraciones de información clasificada oficial a la prensa no está dirigida contra los medios de comunicación ni busca poner a los periodistas en peligro legal.

Estamos detrás de los perdedores, no de los periodistas”, dijo el funcionario en una comparecencia al programa “Fox News Sunday”, ante el cual subrayó: “no procesamos a los periodistas por hacer su trabajo”.

Sin embargo, el funcionario no descartó la posibilidad de procesar a los periodistas en el futuro, al advertir que los comunicadores podrían enfrentar cargos si violan la ley en forma deliberada.

En términos generales, los periodistas, al publicar una información, no están cometiendo un crimen, pero puede haber circunstancias en que lo hagan”, precisó, al apuntar que puede haber casos “en que el reportero violara la ley a propósito”.

El pasado viernes, el fiscal general Jeff Sessions anunció que su departamento estaba triplicando el número de investigaciones por fugas de información clasificada.

Rosenstein dijo que el Departamento de Justicia ha registrado una “oleada” de referencias relativas a fugas de información gubernamental, y agregó que la oficina acusaría a “cualquier persona que viole la ley” con ese tipo de filtraciones, incluidos miembros del Congreso y altos funcionarios de la Casa Blanca.

El asesor presidencial Carlos Díaz Rosillo, director de política y coordinación en la Casa Blanca, dijo a la cadena Univisión que ha habido recientes filtraciones que tratan de afectar la agenda del presidente Donald Trump.

Díaz Rosillo señaló que el gobierno estadunidense tiene cerca de dos millones de empleados de carrera, cuyos puestos no dependen del presidente, y que es muy claro que mucha gente está tratando de parar el avance de la agenda del presidente y “está filtrando información de manera ilegal”.