Necropsia de El Lazca: así murió el temible líder de Los Zetas

Heriberto Lazcano Lazcano, alias El Lazca o Z-3, fue un exagente de élite del Ejército Mexicano y el líder de Los Zetas desde su fundación hasta 2012, cuando fue reemplazado por Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40.

Bajo el mando de El Lazca, quien era conocido por su extrema crueldad, Los Zetas realizaron algunas de las mayores matanzas hechas por grupos de narcotráfico; sin embargo, su violenta carrera criminal llegó a su fin el 7 de octubre de 2012, cuando fue acribillado por elementos de la Marina.

En un video publicado en YouTube por Milenio, se muestra el reporte de la necropsia realizada por la Procuraduría de Coahuila al cuerpo de El Lazca, en la funeraria García, ubicada en el municipio de Sabinas.

De acuerdo con el informe, el líder de Los Zetas recibió seis disparos con arma de grueso calibre en distintas partes del cuerpo: el primero con entrada en el cráneo; el segundo en la región occipital; el tercero y cuarto en la zona de los glúteos, con salida en la altura de los muslos y las piernas.

Además, recibió un quinto en el pecho, que le perforó el diafragma y otras áreas del intestino; mientras que el sexto fue localizado arriba de su codo derecho, que habría provocado fracturas múltiples en el brazo.

La necropsia dio como resultado que la causa de la muerte de El Lazca se debió a laceración y hemorragia cerebral, así como a un severo choque traumático.

Sin embargo, el informe de la autopsia sigue generando algunas dudas sobre cómo fueron los últimos momentos de quien fuera el líder de Los Zetas.

Aunque la versión oficial sostiene que El Lazca fue abatido en un campo de beisbol amateur en el municipio de Sabinas durante un enfrentamiento con elementos de la Marina, no se dijo el número de elementos que participó en el operativo, ni se dieron detalles sobre los testigos.

Tampoco se explicó cómo fue extraído el cadáver del Z-3 de la funeraria, ni qué ocurrió con el dueño de la misma, pues solo se dijo que un grupo de hombres armados y encapuchados sometió al personal y sustrajo el cuerpo de las instalaciones, de donde huyó a bordo de una carroza del mismo establecimiento.

Por si fuera poco, se especula que El Lazca sigue vivo, pues se rumora que el cadáver que presentaron las autoridades como evidencia de su deceso, en realidad correspondía a un primo suyo.

 

Con información de Milenio y El Zócalo de Saltillo

Foto: La Neta Noticias, Animal Político y  Milenio