Los familiares de Andrea piden que el sujeto sea castigado con todo el peso de la ley, pues casi la asesina a golpes

El amor suele dejar pasar algunas cosas como los malentendidos o las molestias; sin embargo, cuando ya existe violencia en la pareja es todo menos eso.

Un ejemplo de lo que puede llegar a suceder en una relación amorosa que incluye violencia le ocurrió a Andrea, una joven de Mérida, Yucatán, que estuvo a nada de perder la vida después de haber recibido una brutal golpiza por parte de su novio karateca.

De acuerdo con El Diario de Yucatán, los familiares y amigos de la agredida identificaron al novio como Christian Contreras.

Los primeros reportes de la Policía Municipal señalaron que los vecinos de Andrea llamaron al 911 después de escuchar los desgarradores gritos de auxilio de la joven, quien suplicaba a su pareja karateca que se detuviera, pues la estaba lastimando.

Media hora después de la llamada de emergencia arribaron elementos de la Policía Municipal para auxiliar a la mujer que fue atendida por paramédicos de la Cruz Roja.

Debido a la gran cantidad de golpes que sufrió, la joven de 20 años fue trasladada al Hospital General de Mérida en donde se le realizó un diagnóstico de sus heridas; se le detectó un total de doce fracturas en las costillas, pómulos, piernas y nariz.

Amanda Morven@amandamorven__

Y si, a este bastardo me refería. Compartan por favor

De acuerdo con Excélsior, la golpiza que recibió Andrea por parte de su novio le provocó severos daños físicos y emocionales, pues la violencia que mostró el karateca se notó en cada una de sus técnicas de ataque.

Por otro lado trascendió que el karateca, originario de Tabasco, habría atacado a su novia porque se enteró por terceros de que ella iba a terminar la relación por su violenta actitud.

La joven de 20 años, estudiante del Centro Educativo Piaget, se recupera en el hospital y se espera que a finales de mes sea dada de alta para seguir con el tratamiento psicológico.

El Diario de Yucatán señaló que este viernes el sujeto será puesto a disposición de un juez de control para la audiencia de detención e imputación por los delitos de violencia de género, violencia intrafamiliar y hostilidad.

Diversas instituciones contra la violencia a la mujer se manifestaron en redes sociales y exigieron a las autoridades de Yucatán aplicar todo el peso de la ley, pues de no haber recibido aquella llamada al 911, Andrea pudo haber perdido la vida.

De acuerdo con los principios del karate, el arte marcial de Corea del Sur no debe ser utilizado para dañar a los demás, pues sólo es para la defensa personal.

Con información de El Diario de Yucatán, Diario Basta! y Excélsior

Fotos de Excélsior