Se trata de María del Tránsito Zamora, quien identificó plenamente el cadáver de su hijo, José Guadalupe Cruz Zamora, que se encontraba entre los cuerpos que estaban en los tráileres frigoríficos en Jalisco.

Del total de 322 cuerpos, solo se ha identificado a José Guadalupe Cruz Zamora, de 37 años de edad, quien viajaba con su hijo, Daniel Alejandro Cruz, de dieciocho años, por el municipio El Salto. Lo último que María supo de su hijo y su nieto fue cuando José le marcó por teléfono el mismo día de su desaparición.

María les perdió el rastro el domingo 20 de mayo y fue el 7 de junio cuando encontró una pista sobre su paradero.

Me dijo: ‘me voy a ir para llevarte con el doctor, dame tu bendición’”.

El 7 de junio las autoridades encontraron una fosa clandestina con ocho cuerpos, cerca de El Salto, el mismo sitio donde se comunicó con su hijo por última vez.

Tan solo seis días después, el 13 de junio, María acudió al Instituto Jaliscience de Ciencias Forenses para ver si ahí se encontraban los cadáveres de su hijo y su nieto.

Todo se me subió al ver que eran ellos, me vine con un dolor en mi pecho al saber que estaban ahí, pero no pude identificarlos porque estaban en ácido”.

Pasaron tres meses y hasta este septiembre María pudo identificar el cuerpo de su hijo entre los cadáveres de los tráileres en Jalisco; sin embargo, aún falta su nieto de dieciocho años de edad. Ella asegura que entre los cuerpos que faltan de identificar, debe estar él.

Con información de Excélsior y Milenio