Pese a haber iniciado hoy la cuaresma, las pescaderías del Mercado José María Pino Suárez, registraron bajos ingresos al lucir prácticamente solas.

Alejandro, quien desde hace muchos años se dedica a la venta de pescado, atribuyó esto a la crisis económica por la que atraviesa el país, además de los cambios de costumbres de la población a través del tiempo.

“Va pasando de moda hacer pescado el miércoles de ceniza y los viernes de cuaresma. La venta no es la misma, un cliente nada más ha venido a la pescadería, sino que en años pasados a esta hora ya estábamos al 100”, expresó.

Comentó que de hecho, los precios que se manejan actualmente son prácticamente los mismos del resto del año, ubicándose en 90 pesos el kilo de pargo, 50 pesos el kilo de mojarra, 60 pesos el kilo de curvina, filete de cazón así como el lenguado a 120 pesos.