Hombres vestidos de manera informal, sin llamar la atención y sin armas, cuidan a una distancia prudente al presidente electo durante sus giras

Discreta, apenas notoria, la “ayudantía” creada por Andrés Manuel López Obrador ya comenzó a operar en los actos públicos del presidente electo y en sus recorridos por la República Mexicana.

Se trata de un grupo de 20 personas que se turnan para viajar junto con el futuro mandatario, vestidos de manera informal, discretos, sin hacer aspavientos.

López Obrador estrenó a su equipo de ayudantía el pasado 16 de septiembre;  sus 20 integrantes se turnan para que una docena acompañe al presidente electo en su Gira de Agradecimiento y, paulatinamente, afinan el cerco de seguridad en torno al tabasqueño.

Sin llamar la atención, en los viajes del presidente electo lo esperan en los aeropuertos y lo vigilan a una distancia prudente; permiten que quienes buscan tomarse una fotografía con López Obrador se acerquen e incluso que hagan fila para esperar su turno para retratarse con él.

 

Los accesos a las vallas y el recorrido del presidente electo es vigilado por la ayudantía. 

 

El próximo gobernante ha insistido en que no impidan el acercamiento que tiene con la gente en sus comparecencias en plazas públicas y giras.

Los integrantes de la ayudantía se distribuyen formando un cerco en torno al tabasqueño y sólo incursionan cuando la multitud se aglomera en torno a López Obrador, principalmente cuando sale a los ambulatorios generales de los aeropuertos.

Daniel Asaf, encargado de la ayudantía, y David León, encargado de logística, son quienes están más cerca del presidente electo cuando está copado por la multitud.

Los accesos a las vallas y el recorrido de Andrés Manuel López Obrador a lo largo de los pasillos es vigilado por miembros de la ayudantía. En las vallas también participan mujeres y recogen los documentos que le entregan sus simpatizantes.

 

Los elementos no utilizan armas.     No son agresivos con sus seguidores. 

 

Los miembros de la ayudantía no utilizan armas, sólo algunas de ellos cuentan con aparatos de intercomunicación (chícharos), no actúan de forma agresiva con quienes se aproximan al presidente electo.

De acuerdo con López Obrador, la ayudantía va a sustituir a cerca de ocho mil elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP) encargados de resguardarlo.

Los miembros del Estado Mayor serán enviados a sus cuarteles y reasignados a otras tareas.

Entre algunas de las tareas que realiza la ayudantía es apoyar a los integrantes de los medios de comunicación a accesar a las áreas destinadas para ellos, organizar las conferencias de prensa que el presidente ofrece en plazas públicas, y organizar el traslado de acompañantes de López Obrador.

 

Los integrantes de la ayudantía se distribuyen formando un cerco.

 

Además de la ayudantía, cada estado que visita el tabasqueño es custodiado por elementos de policía estatal, elementos del Ejército Mexicano, por miembros de la Marina Armada de México, todos fuertemente armados que vigilan un perímetro más amplio, en varias cuadras a la redonda de donde se encuentra el presidente electo.

La vigilancia en torno al presidente electo la completa un grupo de apoyo organizado por militantes de Morena, y por los gobiernos municipales y estatales afines al tabasqueño.

Daniel Asaf estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana, formó parte de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, y es empresario del sector restaurantero.

David León trabajó previamente con el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y es un consumado atleta de alto rendimiento.

 

López Obrador busca que la ayudantía sustituya al EMP.