La defensa solicitó que el sujeto de 23 años de edad firmara cada mes en el reclusorio sin embargo, la petición no prosperó

La defensa de Mauricio Salazar, el joven de 23 años, quien la madrugada del 26 de marzo mordió a su novia, Karen en la mejilla y le desprendió parte de tejido, solicitó ayer al Juez de Control que lleva el caso que retire la prisión oficiosa, como medida cautelar a cambió de que cada mes acuda a firmar su asistencia.

La audiencia se realizó en las salas orales del Reclusorio Oriente, donde a las 14:00 horas fue decretado un receso para reanudarse después de las 17:00 horas, debido a que la defensa no estaba debidamente preparada para argumentar el retiro de la medida cautelar.

Hasta el pasado domingo se informó que la petición de Salazar para seguir su proceso en libertad no había prosperado y la juez del caso reiteró la prisión oficiosa. “La medida cautelar va a durar mientras dure el proceso y eso bien lo señaló la juez”, dijo en entrevista con Excélsior, Fabián García, padre de la joven afectada.

Agregó que su hija se recupera poco a poco, pero su proceso psicológico es la parte más lenta. “Físicamente ya está recuperándose. La marca todavía está pronunciada, aún tiene el ojo morado, pero en el lado sicológico las cosas no van tan bien, porque como estuvo amenazándola, ella dice que va a tener que esconderse y quiere irse a vivir a otro país”, expuso Fabián García.

En un principio Mauricio Salazar fue acusado de lesiones con tentativa de feminicidio, que fue descartado por el Juez de Control. Este joven había mostrado una conducta violenta y no era la primera vez que golpeaba a Karen Fabiola, aseguró el padre de la joven, pero en ese momento ella se negó a iniciar una carpeta de investigación.

El día que ocurrieron los hechos, en aparentemente estado de ebriedad, Mauricio justificó a los policías que ella “le había pegado” y, por lo tanto, él se defendió.