Rex Tillerson dijo que todos los empleados del Departamento de Estado acudirán a capacitaciones obligatorias sobre el acoso sexual, que serán completadas el 1 de junio

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo este lunes que todos los empleados del Departamento de Estado acudirán a capacitaciones obligatorias sobre el acoso sexual, que serán completadas el 1 de junio.

Asimismo, añadió que los empleados de dicha dependencia deben intervenir si son testigos de hostigamiento en declaraciones formuladas en El Cairo ante unos 150 funcionarios estadounidenses en las afueras de la residencia del embajador.

El secretario de Estado se encuentra en El Cairo en el inicio de una gira por Medio Oriente que también lo llevará a Kuwait, Líbano, Jordania y Turquía.

Esta afirmación la hace un día después que el presidente Donald Trump simpatizara con acusados de acoso que consideró que no han recibido un debido proceso.

Agregó que el respeto mutuo es un valor clave en el Departamento de Estado y señaló que un buen ejemplo es el problema del acoso sexual.

No hay una forma de falta de respeto al individuo que yo pueda identificar, algo más degradante para alguien que sufrir este tipo de tratamiento”, declaró.

No está bien si ustedes ven que eso sucede y miran para otro lado. Deben hacer algo, deben informarle a alguien. Deben intervenir”.

Las declaraciones tienen lugar en medio de una ola de acusaciones sobre conducta sexual inapropiada contra poderosos hombres de las comunicaciones, negocios y política estadunidense.

En noviembre, unas 200 mujeres que trabajaron en seguridad nacional, incluyendo el Departamento de Estado, firmaron una carta afirmando que las políticas sobre acoso sexual eran débiles y que a menudo no se aplicaban.

Formularon varias recomendaciones, incluyendo cursos de formación y canales para reportar abuso sin miedo a represalias.

La Casa Blanca fue remecida por acusaciones similares: la semana pasada, dos asesores dejaron el gobierno después que surgieron acusaciones de violencia doméstica contra ellos, que niegan las acusaciones.