Ganaderos del municipio ante la sequía que azota la región, actualmente buscan opciones con la finalidad de mantener a sus animales además de subsistir en tanto llegan las primeras lluvias en este año.

Felipe Velarde Sandoval, dirigente de la Asociación Ganadera Local de Mazatlán, comentó que si bien existe actualmente mortandad de reses, aún no se ha convertido en una situación grave dado que se ha conseguido pastura para su alimentación, lo que les ha generado un impacto en el bolsillo.

“Ahorita es pura pérdida, porque la gente le saca no le saca nada al ganado no lo vende porue està delgado, hay que estarlo manteniendo, es un desembolso continuo”, expuso.

Tras recordar que desde hace tres años las precipitaciones pluviales en la zona han sido prácticamente escasas, dio a conocer que también están por recibir una máquina que servirá para fabricar bordos con la finalidad de captar agua.