Funcionarios de alto rango de seguridad nacional estadunidenses señalaron que la confrontación militar no es inminente, pero advirtieron que la posibilidad de una guerra es mayor que hace una década

Una confrontación militar entre Estados Unidos y Corea del Norte no es inminente, señalaron funcionarios de alto rango de seguridad nacional estadunidenses el domingo, pero advirtieron que la posibilidad de una guerra es mayor que hace una década.

El director de la CIA, Mike Pompeo, y el teniente general del ejército H.R. McMaster, asesor de seguridad del presidente Donald Trump, trataron de ofrecer garantías de que el conflicto se puede evitar, pero al mismo tiempo respaldaron el duro mensaje de Trump. Agregaron que Estados Unidos y sus aliados ya no pueden darse el lujo de ser testigos mientras Corea del Norte avanza en la creación de un misil balístico intercontinental de ojiva nuclear.

No estamos más cerca a la guerra que hace una semana, pero sí que hace una década”, afirmó McMaster, que añadió que el gobierno de Trump está preparado para lidiar militarmente con Corea del Norte de ser necesario.

Sin embargo, subrayó que Estados Unidos busca “muy decididamente un esfuerzo diplomático” encabezado por el secretario de Estado Rex Tillerson que se sume a las nuevas sanciones económicas para disuadir al líder norcoreano Kim Jong Un de realizar más provocaciones.