Una de las piezas a las que menos ponemos atención es al tapón del tanque de combustible; aquí unos consejos para revisarlo.

Posiblemente una de las piezas a las que menos le prestamos atención cuando revisamos nuestro auto, es el tapón del tanque de combustible.

Sin embargo, para muchos su función reside en única y exclusivamente, cerrar la entrada en la que se coloca la manguera en la estación de servicio.

Sin embargo, si nos preocupa la cuestión del consumo de combustible, debería ser una de las primeras piezas que atendamos. El motivo: su correcto funcionamiento implica de forma directa en el consumo de combustible de nuestro coche.

Cristofer Delgado Bourde, vicepresidente de calidad e inspección en Kavak, el portal de venta automotriz, nos explicó los motivos por lo que una simple inspección a este elemento podría ayudarnos a ahorrar combustible.

¿QUÉ DEBEMOS REVISAR?

  • Que al abrir el depósito se haga un ruido que nos indique que existe un tipo de vacío en el tanque, y físicamente la goma con la que se detiene.
  • Si se encuentra rota o maltratada, podría existir una salida de gases que podrían afectar el rendimiento de combustible del auto.

LA RAZÓN

La gasolina es un líquido combustible con alto grado de evaporación. Cuando se coloca en el tanque de gasolina y la temperatura exterior aumenta, cierto porcentaje del combustible se convierte a estado gaseoso, esto es común y muy cotidiano.

Cuando el tapón presenta defectos o deja de sellar de forma adecuada el tanque, este combustible que por cuestiones físicas naturales se convierte en gas, escapa del tanque por lo que perdemos –aunque sea poco- cierta cantidad de combustible.

Ahora que lo sabes, revisa el tapón y verifica su estado. Si se encuentra maltratado, te recomendamos que lo cambies por uno nuevo.