Tras tocar tierra en las cercanías del poblado Pico del Monte, el fenómeno, en ese momento con potencia de huracán categoría uno, provocó lluvias intensas, vientos fuertes y oleaje elevado

El ojo del huracán Max, de categoría 1, tocó tierra ayer jueves, en las cercanías del poblado de Pico del Monte, en Guerrero, y provocó tormentas fuertes en el sur y sureste de nuestro país, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El impacto se produjo alrededor de las 16:00 hora local (21.00 GMT), detalló la institución a través de la red Twitter.

El meteoro, ahora degradado a depresión tropical, generó vientos sostenidos de 130 kilómetros por hora y rachas de 155 kilómetros por hora; asimismo, provocó lluvias intensas a torrenciales, vientos fuertes y oleaje elevado en el estado.

El SMN mantenía hasta la tarde de ayer, una zona de vigilancia desde Zihuatanejo, Guerrero, hasta Laguna de Chacahua, Oaxaca.

Para las próximas horas se pronostican tormentas intensas con puntuales torrenciales (150 a 250 milímetros) en Guerrero, muy fuertes con puntuales intensas (75 a 150 milímetros) en Oaxaca, y fuertes con puntuales muy fuertes (50 a 75 milímetros) en Michoacán.

Asimismo, se prevén rachas de viento superiores a 120 kilómetros por hora y oleaje de 3 a 5 metros de altura en la costa de Guerrero, así como vientos y oleaje menores en la costa de Oaxaca y Michoacán.

El Sistema Nacional de Protección Civil decretó alerta roja (peligro máximo) en las costas de Guerrero y naranja (peligro alto) en las de Oaxaca, el estado más castigado por el poderoso terremoto del pasado 7 de septiembre.

Asimismo, Guerrero suspendió actividades escolares.

jcp