Cuernavaca.— Un juez oral exoneró al alcalde capitalino Cuauhtémoc Blanco Bravo del delito de falsificación de documentos, luego de que la regidora independiente Amelia Fernández lo acusó, así como a otros servidores públicos, de alterar un escrito oficial para separarla del cargo.

En enero pasado —a unos días de que Blanco Bravo tomó posesión como edil de Cuernavaca— la regidora denunció ante la Fiscalía para la Investigación de Servidores Públicos al presidente municipal, al secretario del ayuntamiento, Roberto Yáñez Moreno; al secretario técnico de Presidencia, José Manuel Sanz; a Israel Rafael Yúdico Herrera, secretario de Desarrollo Social, y a su homólogo Eduardo Bordonave, de alterar un documento oficial, en el que incluso colocaron su firma, en el que supuestamente solicitó licencia definitiva para separarse del cargo.

La regidora llegó al cargo bajo las siglas del Partido Socialdemócrata, el mismo instituto político que postuló a Blanco Bravo, pero se registró una ruptura debido a que Fernández formó parte de un grupo de concejales que votó en contra de la propuestas del edil al inicio de su mandato.

Como resultado de la denuncia, la fiscalía avaló, en primera instancia, la autenticidad del documento y la firma de la regidora mediante pruebas de grafoscopía y documentoscopía, por lo que no se ejerció acción penal contra ninguno de los funcionarios, pero la regidora Amelia presentó una queja por el resolutivo.

Así, la mañana de ayer se realizó la audiencia en la Sala 1 de juicios orales de Cuernavaca, y el juez confirmó la resolución de la fiscalía para no ejercer acción penal en contra de los funcionarios denunciados.

Amelia Fernández también denunció amenazas en su contra, presuntamente proferidas por el edil, pero el juez determinó que “advertir a una persona sobre la consecuencias legales y administrativas no implica que cambie su vida y viva atemorizada”, por lo cual tampoco se configuró el delito.

En marzo pasado, la regidora amplió su denuncia sobre otra amenaza que le hizo el edil durante una sesión de cabildo, en la que supuestamente le advirtió: “Por las buenas soy bueno, pero por las malas me va a conocer”, por lo que el juez dejó a salvo los derechos de la denunciante y ordenó una investigación sobre el particular.

Al salir de la sala de juicios orales, Cuauhtémoc Blanco aseguró que es una persona trabajadora y honesta, que hay leyes y hay que cumplirlas, además de lamentar la mala asesoría de la regidora al interponer su denuncia sin fundamento.

En tanto, Amelia Fernández reiteró sus denuncias, especialmente en el tema de las amenazas.

La concejal podría ser separada del cargo, ya que al ser autentificado el documento de la renuncia, ésta podría ser sometida a cabildo y hacerla efectiva, además de una contrademanda por falsedad de declaración, afirmaron voceros de la Presidencia Municipal consultados sobre el tema.

 

Con información de El Universal