Magistrados impusieron una condena que contraviene los principios generales del derecho, de la ley y la jurisprudencia de la SCJN, en el caso de la gasolinera clausurada en pasadas administraciones, asegura el alcalde de Mazatlán

Mazatlán.- El alcalde Luis Guillermo Benítez Torres alzó la voz en la conferencia semanal “De cara al pueblo”, para exigir al Poder Judicial sensibilidad social, en el caso de la condena impuesta al Ayuntamiento de Mazatlán, para el pago de más de 141 millones de pesos, por una demanda interpuesta por la empresa Nafta Lubricantes, tras la clausura de la construcción de una gasolinera en la colonia Palos Prietos.

Este hecho ocurrió en pasadas administraciones municipales y en él están involucrados ex presidentes municipales, ex funcionarios y despachos de abogados.

Sin embargo, la resolución condenatoria del órgano judicial afecta directamente a la actual administración, por lo que se ha iniciado un trabajo jurídico para que los responsables sean los que paguen la cantidad que dicta la sentencia.

“Refrendamos que el Ayuntamiento de Mazatlán ejercerá todas las herramientas y acciones legales que nos proporciona la ley, a fin de defender los intereses del pueblo… vamos a defender con todo lo que es de los mazatlecos, lo que afectaría el presupuesto del Ayuntamiento, y que es originado por ex funcionarios públicos irresponsables… que ellos sean los que paguen ese dinero que, por omisiones, fallas o contubernios, está viviendo hoy la ciudad”, señaló.

Sobre el actuar del Poder Judicial en este caso, el Químico Benítez señaló que los magistrados condenaron al Ayuntamiento de Mazatlán al pago de una estratosférica cantidad de dinero sin la menor sensibilidad jurídica, ni social, y lo que es peor, en contravención de principios generales del derecho, de la ley y de la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Mientras magistrados y jueces federales han emprendido una lucha para preservar sus derechos presupuestarios, no les interesa lo mínimo afectar el equilibrio presupuestario del Ayuntamiento de Mazatlán, con el detrimento de todos los programas sociales; esto incluso pone en riesgo totalmente la solvencia del Ayuntamiento, expresó el primer edil.

“Apelamos al Poder Judicial, así como exigen, con esa fuerza que exigen el respeto a sus salarios, que no quieren disminuirlos; exigimos el pueblo de Mazatlán sensibilidad social de parte de ellos, para no dejar sin el pan en la boca de los trabajadores del Ayuntamiento”, concluyó.