Michael Cohen se declaró culpable de violar leyes de financiamiento de campaña y otros cargos; dijo que hizo pagos para influir en los comicios por instrucciones de un candidato

Michael Cohen, el exabogado personal del presidente estadounidense,Donald Trump, se declaró culpable el martes de violar leyes de financiamiento de campaña y otros cargos, y dijo que hizo pagos para influir en las elecciones de 2016 por instrucciones de un candidato a un cargo federal.

Cohen, de 51 años, compareció en una corte federal en Manhattan y se declaró culpable de un cargo de provocar intencionalmente una contribución de campaña ilegal de una empresa y de otro por aporte excesivo a una campaña.

El exabogado de Trump dijo que acordó hacer pagos “con el propósito principal de influir en la elección” por instrucción de un candidato a un cargo federal, pero no mencionó un nombre.

Cohen, quien llegó un acuerdo con los fiscales federales, también se declaró culpable de cinco cargos de fraude fiscal y de presentar declaraciones falsas a una institución financiera.

Su voz se quebró cuando respondió a las preguntas del juez William Pauley III.

Los fiscales federales en Nueva York comenzaron a investigar a Cohen tras una referencia del fiscal especial Robert Mueller, quien ha estado pesquisando la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y una posible coordinación con la campaña de Trump.

jcp