Totalmente en contra y dispuesto a alzar la voz para evitar que las constructoras paguen de diezmos en busca de la asignación de obras, está Eleuterio Silva Trujillo, aspirante a la presidencia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, delegación sur.

Dijo que es inconcebible que los empresarios de este gremio tengan que dar un porcentaje del costo de sus proyectos a funcionarios, siendo este uno de los principales puntos que defenderá su planilla de ser elegida en la asamblea el próximo 30 de enero.

“Claro que nosotros estamos en contra de eso. Son nuestras empresas y no podemos darle porcentajes a ningún funcionario, aparte que los precios no están para eso. No estamos para participar en ese terreno”, añadiò.

Otro punto importante por el que luchará de ser elegido para dirigir la cámara, menciona es que las obras de asignación directa del sur sean para los constructores de la región, disposición que se encuentran contemplada en la Ley de Obra Pública.

Silva Trujillo comentó que la actual mesa directiva se ha mantenido al margen en el proceso de elección y espera que así siga hasta el final.