El niño de ocho años, vecino de la colonia Francisco I. Madero, protagoniza la puesta en escena “En algún lugar”, con bailarines de la compañía Delfos Danza Contemporánea

Mazatlán.- Pablo Leal es un pequeño que, como a cualquier otro, le ganan los nervios. Es de pocas palabras, pero cuando su cuerpo se expresa sobran las palabras.

Arriba de un escenario la diminuta figura se mueve, se dobla y desdobla, salta, se “quiebra”.

Él es un niño de ocho años, vecino de la colonia Francisco I. Madero, una colonia con un alto índice de vulnerabilidad; sin embargo, su talento para el baile le está dando a Pablo Leal la oportunidad de superarse y tener una mejor calidad de vida.

El protagonista de la puesta en escena “En algún lugar”, creada por Víctor Manuel Ruiz, codirector de Delfos Danza Contemporánea, forma parte del programa “Hábitat, Danza y Consciencia” que la compañía realiza desde hace diez años en colonias de periferia de Mazatlán.

El pequeño asegura que a él le gusta mucho bailar y le encantaría que los niños aprendan como él.

La mañana del jueves fue presentada “En algún lugar” en el Teatro Ángela Peralta, un escenario que no le impone, porque ahí arriba Pablo deja que su cuerpo baile y salte, lo que lo hace feliz.

Sin embargo, cuando está frente a un micrófono, el pequeño que confiesa que el ritmo que más le gusta es el break dance, se siente abrumado; la atención de los medios de comunicación lo apena y sus respuestas son cortas, pero llenas de emoción.

Mientras carga el reconocimiento que le hicieron la presidenta del Sistema DIF municipal, Gabriela Peña Chico, y el director del Instituto de Cultura, Óscar Blancarte Pimentel, él sonríe y responde a las preguntas de los periodistas.

“Que bailen, que aprendan…”, recomienda a los pequeños que, como él, sueñan con convertirse en bailarines. Agrega que él aprendió a bailar solo y desde los cuatro años ya hacía maromas y piruetas.

El apoyo de la familia para niños con algún talento es muy importante y Pablo lo tiene. Sus seres queridos siempre están con él y lo animan a que siga adelante.

En la entrevista, al terminar la función de “En algún lugar”, que retrata el horror que viven los niños de la calle, Pablo hace un llamado a la sociedad a ser empática con ellos, y concientizarse sobre este problema.

“Darles comida, darles mucho cariño (a los niños en situación de calle)”, concluyó.