Puede cambiar la información genética de las células y provocar la reproducción descontrolada, como son las células cancerosas, dijo la doctora de la UNAM, Guadalupe Ponciano.

El humo de cigarro, pipa o puro, contiene alrededor de siete mil substancias químicas, de las cuales 250 son altamente tóxicas, mientras que alrededor de 70 son productoras de cáncer, aseguró la coordinadora del programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo, Guadalupe Ponciano.

Estoy hablando de 70 substancias que está comprobado que pueden cambiar la información genética de nuestras células y hacer que se empiecen a reproducir muy rápido y de manera descontrolada, como son las células cancerosas”, enfatizó.

La doctora en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que el tabaco contiene un tóxico llamado polonio, un elemento radioactivo que se concentra en las células pulmonares de los fumadores.

Por esta razón un fumador de una cajetilla de cigarros por día recibe durante un año la misma cantidad de radiación que si se hiciera alrededor de 150 radiografías de tórax en ese periodo; estamos hablando de elementos muy tóxicos”, recalcó.

Guadalupe Ponciano explicó que el tabaquismo es la principal causa de cáncer y de muertes por cáncer, ya que alrededor de 20 a 22 por ciento de las defunciones son por esta enfermedad.

Está involucrado en la aparición de tumores malignos en múltiples órganos: pulmón, laringe, cavidad bucal, esófago, vejiga, riñón, hígado, estómago, páncreas, colon y recto, próstata y cérvix”, detalló.

Así, resulta fácil entender por qué más de 30 por ciento de todos los tumores malignos a nivel mundial se podrían prevenir evitando la exposición, ya sea directa o indirecta, al humo del tabaco”, añadió.

La especialista recordó que el humo de cigarro afecta igual a fumadores que a personas que lo inhalan de manera involuntaria, como los llamados fumadores pasivos.

También resaltó que dejar de fumar es una de las mejores decisiones que puede tomar un individuo para mejorar la salud en el corto y largo plazos.

Por otro lado, el director de Iniciativas para el Control del Tabaco de la Fundación InterAmericana del Corazón México, Erik Antonio Ochoa, lamentó que en México no se respete el espacio mínimo de 50 por ciento para las imágenes y advertencias sanitarias en las cajetillas de cigarros.

En México nuestras leyendas ocupan solamente el 30 por ciento. Obviamente estas imágenes se tienen que cambiar, ese ha sido el error que se ha hecho en la política pública en México, que se han repetido muchas veces las imágenes, eso no debería de pasar más”.

asc