Datos del INEGI señalan que 8 hombres se suicidan por cada 2 mujeres; no existe un gen suicida, pero si hay un desarrollo psicológico hacia la personalidad suicida, señaló un especialista

La cultura machista que enmascara la depresión, la utilización de métodos más cruentos para quitarse la vida y el contagio social de situaciones de violencia, son las principales causas de que en México se presente un mayor número de suicidios en hombres con respecto a las mujeres.

De acuerdo al último reporte del INEGI del año 2014, en nuestro país se suicidan aproximadamente 8 hombres, por cada 2 mujeres.

Así en la conmemoración del Día Mundial para la prevención del suicidio, en entrevista con Excélsior, el Presidente del Instituto Hispanoamericano de Suicidología (INHISAC), Alejandro Águila Tejeda señala que desafortunadamente los métodos que utilizan los varones para suicidarse son más letales.

En primer lugar, se encuentra el arma de fuego, en segundo lugar, está el hecho de aventarse hacia un precipicio y en tercer sitio, ahorcándose, aunque aclaro, que el ahorcamiento a nivel nacional es el método mayormente utilizado para intentar quitarse la vida”, explicó.

La problemática del comportamiento suicida se agrava en nuestro país debido a que de acuerdo al INHISAC, los hombres que deciden suicidarse, lo hacen en una etapa productiva de la vida, situación que podría originarse desde la niñez.

Estamos hablando de que a partir de los 20 años, cuando el hombre está terminando una carrera profesional, iniciando quizá una familia, ya ve la vida como una carrera de obstáculos y decide no enfrentarla.

No existe un gen suicida, pero si hay un desarrollo psicológico hacia la personalidad suicida. Por ejemplo, los niños con poca tolerancia a la frustración, con mucha impulsividad y dificultad para el diálogo.

Pero todavía hay algo más importante: la incapacidad de reconciliarse, es decir, el niño que se pelea y deja de hablarle a todo el mundo, de adulto se vuelve violento, agresivo, dominante y si no asiste a terapia, estará más cerca del comportamiento suicida”, detalla el psicólogo clínico.

El Presidente del INHISAC, Alejandro Águila Tejeda indicó que es prioritario que en nuestro país exista una Ley de prevención del suicidio, para orientar a la población en torno a que el comportamiento suicida se puede y debe revertir en cualquier etapa de la vida, con la información adecuada.

Es muy importante, que desde la niñez, se informe y se oriente sobre el significado y las implicaciones de un suicidio, de su impacto a la familia, a los seres queridos. No podemos seguir permitiendo que se tome a la ligera en los videojuegos o incluso en las caricaturas.

Le pongo el ejemplo de la caricatura de  Bob esponja, uno de sus capítulos se  llama -el suicidio de Calamardo- en este capítulo Calamardo se suicida y los niños lo ven. Y lo que se necesita aquí es explicarles las implicaciones y prevenir  una situación que en la etapa adulta podría llevarlos a un comportamiento suicida”, indicó Águila Tejeda.

Por su parte, la Subdirectora Médica del Hospital de Psiquiatría con Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 10 del IMSS, Dunia De Martini Romero explica a Excélsior, que el machismo que aún prevalece en nuestro país, ocasiona que los hombres, oculten enfermedades mentales como la depresión, que al no ser tratada médicamente, lleva al suicidio.

Hay que decirlo claramente, la depresión es considerada un signo de debilidad. Y en nuestra cultura machista, el hombre es el feo, el fuerte y el formal.

Las cifras nos señalan que el 7 por ciento de los hombres en México padecen depresión, pero por situaciones culturales, primero no lo aceptan y luego retrasan el diagnóstico por años”, detalla.

La depresión, explica la especialista del IMSS, solo se trata con antidepresivos y psicoterapia, con el objetivo de devolverle la calidad de vida al paciente, de lo contrario, los resultados son fatales.

Entonces tradicional y culturalmente tenemos la idea de que el hombre tiene que ser siempre el protector, el que resuelve las situaciones de él y de la familia y no se puede enfermar.

Y es aquí donde se agrava la situación, porque si el hombre está deprimido no acude al médico por vergüenza o porque piensa que solo puede salir y como en realidad no puede, se suicida”.

De Martini Romero, añadió que otros factores que provocan que la depresión no tratada, lleve a una conducta suicida es el desconocimiento de los síntomas, porque los hombres no manifiestan la depresión de manera afectiva como las mujeres.

El suicidio en varones es mucho más frecuente. Se suicidan en números cerrados, un ochenta por ciento de pacientes varones, por un veinte por ciento de pacientes mujeres.

Entonces el suicidio es más frecuente en hombres porque no se hizo labor de prevención. Se enmascararon los síntomas incluso con el consumo de drogas y alcohol.

O vemos al varón, que está deprimido, muy irritable, muy intolerante con algunos problemas para dormir, dolores, baja en su funcionamiento diario laboral, con  pérdida de la capacidad para sentir placer por las cosas que habitualmente le gustaban.

“Pero no lo vemos triste, no lo vemos lloroso entonces eso es lo que nos tiene que alertar, los síntomas que ya describí y quizá prevenir estas situaciones, que sí lo pueden llevar al suicidio”, detalló la psiquiatra Dunia De Martini Romero.

Por su parte, el Presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM), Enrique Chávez León,   señaló a este diario que “el contagio social” o como se denomina en Estados Unidos, el copycat,  que es la imitación de conductas violentas, luego de haberlas visto en los medios de comunicación, son factores determinantes en el comportamiento suicida.

Añadió que también se debe considerar que desde la infancia, el hombre es más impulsivo, lo que se reflejará en mayor medida en la toma de decisiones en la etapa adulta de su vida.

Cuando una persona, en este caso un hombre ya ha tenido el pensamiento de suicidarse o incluso está pasando por un periodo de depresión y a esto le sumamos drogas o alcohol, es muy fácil que al ver un suicidio en las noticias lo imite, incluso usando el mismo método y en el mismo lugar”, explicó el psiquiatra.

El Presidente de la AMP, León indicó que si una persona que no tiene tendencias suicidas se entera de la misma noticia, solo lo impactará, pero no lo conducirá al suicidio.

En cambio, si un suicida ve en la televisión un video de alguien que se quita la vida existe este riesgo de contagio social. Y si esta noticia se repite en otros medios, crece el riesgo. Por esto es importante que los medios de comunicación al difundir la noticia de un suicidio, lo hagan cumpliendo con los lineamientos de la OMS, concluyó.

De acuerdo a la OMS, al difundir la noticia de un suicidio los medios de comunicación, deben considerar entre otras cosas:

-No publicar las fotografías o videos de la víctima

-Evitar las descripciones detalladas del método usado y cómo la víctima logró quitarse la vida.

-Que las investigaciones han demostrado que la cobertura por parte de los medios de comunicación tiene mayor impacto sobre el método de suicidio adoptado, que la misma frecuencia con que ocurren los suicidios.

-Que, ciertos escenarios – puentes, acantilados, edificios altos, vías férreas, etc. – están tradicionalmente asociados con el suicidio y la publicidad extra aumenta el riesgo que más personas los usen.

NO EXISTEN ESPECIALISTAS CAPACITADOS

De acuerdo al Instituto Hispanoamericano de Suicidología (INHISAC), en México no existen especialistas verdaderamente capacitados para atender los comportamientos suicidas.

Por lo anterior, se desde hace cinco años, se puso en marcha el Diplomado en Suicidología impartido por el INHISAC, dirigido a médicos en salud mental con el objetivo de sensibilizarlos en torno a las causas y soluciones del suicidio.

Aunque ya existen cinco generaciones, en todo la República Mexicana hay apenas 70 suicidólogos.

Por otra parte, la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM) señala que en todo el país hay solo 4,500 psiquiatras, es decir. 3.7 por cada cien mil habitantes, mientras que la OMS recomienda 10 psiquiatras por cada cien mil habitantes.

Y además los psiquiatras en nuestro país, están concentrados en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.