A petición del Gobernador de la entidad, Eruviel Ávila, una mayoría del Partido Revolucionario Institucional (PRI) votó a favor de despenalizar la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad.

La iniciativa deroga el artículo 148 Bis del Código Penal que contempla una pena de 3 a 6 años de prisión y de 500 a 2 mil días de multa para quienes vendan bebidas alcohólicas sin licencia de funcionamiento.

También se deroga la fracción 1 del artículo 204 del mismo ordenamiento que implica la venta de bebidas a menores de edad.

En contra de las reformas votaron 31 diputados de los grupos parlamentarios de los partidos Morena, Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano; y fueron avaladas por 39 votos del Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista (PVEM), Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social.

Dicha reforma también modifica el artículo 348 del Código Electoral para la denominada “Ley Seca” el día de las elecciones dado que se permite el consumo de alcohol en restaurantes.

La oposición criticó la decisión afirmando que se podría incrementar la participación de los menores en actos delictivos y de alcoholismo.

Por su parte, el diputado perredista José Antonio López Lozano advirtió que con esta iniciativa el Estado de México se convertirá en la cantina más grande del mundo. “Vamos a saturar los centros tutelares, se va a incrementar su participación (de menores) en hechos delictivos”, dijo.

Los legisladores señalaron que el tema de fondo era mercantil y carecía de sensibilidad y era irresponsable, acusaciones que los priistas descartaron señalando a la oposición de oportunismo.